Un diabético español participará en el Dakar 2018

El piloto valenciano Dani Albero aspira a convertirse en el primer motociclista con diabetes tipo 1 que disputa un Dakar, algo que espera hacer con su KTM en 2018. Albero sufrió a los ocho años una meningitis aguda que le dejó en coma casi un mes y que, como consecuencia directa, le provocó una diabetes tipo 1. Pese a que le dijeron que no podía practicar ningún deporte, de pequeño, en un campamento para diabéticos, descubrió el mundo de la moto.

Con una Kawasaki KX 125 que él mismo se compró gracias al dinero que obtuvo en diferentes actuaciones musicales con orquestas, empezó a participar en algunas carreras del Campeonato Territorial de Motocross, pero sin informar de la diabetes que padecía. Unos años después, sus pasos profesionales le llevarían al mundo de la restauración con su propio negocio, un restaurante que llegó a convertirse en referente gastronómico de Carcaixent.

El cierre del negocio, unido a la muerte súbita de su tercer hijo a los pocos meses de nacer y a una neumonía que lo mantuvo en casa tres meses, sumieron a Dani en un periodo de reflexión del que salió pensando en volver decididamente al deporte. En 2014 participó en competiciones deportivas como el Campeonato Nacional de Rallyes TT, el Campeonato MotoDes y otros eventos de dos ruedas como la Baja Aragón o la Panáfrica, ya sin ocultar su enfermedad.

Su próximo objetivo es correr el Dakar 2018 y ser el primer diabético tipo 1 en hacerlo coincidiendo con las 40 ediciones de esta prueba deportiva. "Experiencia tengo y espero que los requisitos que impone la organización los pueda cumplir. Estoy buscando carreras más económicas para competir que las que dicen ellos, pero no por ello menos duras", ha confesado a la agencia EFE Dani Albero, que pronto se marchará a Grecia a correr.

Para afrontar con ciertas garantías el reto del Dakar, necesita un mínimo de 70.000 euros. "Soy optimista y espero que pueda lograrlo. Me gustaría ir al Dakar y poder llevar un mochilero experimentado para hacerlo mejor". Su idea es competir con una moto KTM, que es la que más le "gusta por su fiabilidad". Con ella entrena los fines de semana. De lunes a viernes hace también gimnasio y bicicleta, un entrenamiento muy específico para lograr su objetivo.

"La diabetes no será un problema para el Dakar y quiero demostrar que aún con ella podemos competir de manera normal", ha asegurado Albero, que sabe que convivir con la enfermedad es "jugar a diario con las matemáticas para saber administrar la dosis en función de lo que vaya a hacer".

Para su preparación está contando con un equipo humano de cinco personas, pero sobre todo con el apoyo de su mujer y de sus hijos, que son sus principales valedores y le acompañan cuando pueden a competiciones cercanas o a algunos entrenamientos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS