Kilian Meyer, el joven diabético campeón de la categoría reina de Karts...

Kilian Meyer se subió a un kart a los cuatro años y ya nunca se ha bajado, y a partir de ahí ha forjado la historia de un sueño con un obstáculo inesperado y superado:. la diabetes.

En diciembre del 2015, tras encontrarse mal unos días, al chico le diagnosticaron una diabetes tipo 1 que le obliga a medirse el nivel de glucosa varias veces al día y a pincharse insulina. Ahora acaba de irse a vivir a Milán, donde se encuentra la sede de su equipo, el CRG, y allí que se ha llevado su diabetes.

Tiene don de gentes, habla cinco idiomas y en la Escuela Suiza, en la que ha estudiado hasta la fecha y desde la que ha gestionado el intercambio, tiene una nota media de 5,2 sobre 6, así que no parece que haya que preocuparse demasiado por su adaptación. En Italia tiene el compromiso de estudiar y seguir formándose como piloto desde todos los aspectos.

Kilian sueña con llegar a la fórmula 1, aunque es consciente de que muy pocos lo consiguen. Empezó a correr con siete años en el campeonato de Cataluñam, y allí fue  uno de los mejores 'rookies'. Ahora está en la categoría reina del 'karting', conocida como OK, donde comparte parrilla con pilotos mucho mayores que él.

Ha logrado dos segundos puestos a pesar de que es de los más pequeños y el que menos pesa, lo que le obliga a cargar con 12 kilos extra debajo del asiento para marcar los 145 reglamentarios.

La diabetes, por suerte, ha demostrado tenerla más que controlada, según su padre, "tiene un conocimiento sorprendente de su propio cuerpo y ha conseguido que toda la familia comamos mucho mejor".

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS