Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Un estudio australiano estudia la posibilidad de que los diabéticos dejen de inyectarse

diabeticoinyectandoseCientíficos australianos han descubierto cómo la insulina interactúa con el receptor insulínico, lo que abre la posibilidad de desarrollar nuevos medicamentos contra la diabetes que prescindan de las inyecciones.

Los investigadores han desvelado cómo la insulina utiliza al receptor insulínico para fijarse en la superficie de las células, un proceso que es necesario para convertir la glucosa de la sangre en energía, han informado desde el Instituto Walter y Eliza Hall de la ciudad de Melbourne.

En esta interacción, "la insulina y su receptor se reorganizan a medida que van interactuado" en una dinámica en la que "una pieza de insulina se pliega mientras que otras piezas claves del receptor se mueven para engancharse a la hormona de insulina", ha explicado uno de los líderes de este estudio, Mike Lawrence.

Esta interacción, que buscaba entenderse desde hace casi tres décadas, podría calificarse como una especie de "apretón de mano molecular", comentó Lawrence, quien lideró este estudio junto a sus colegas Colin Ward y John Menting.

Hasta la fecha los tratamientos de insulina para diabéticos habían sido diseñados sin el conocimiento de este proceso. "Nadie sabía cómo funcionaba (la interacción entre la insulina y su receptor) y es lo que hemos podido mostrar) a través de la investigación). Así que lo siguiente es desarrollar nuevas formas de insulina y nuestro trabajo va a formar parte de la plataforma para este avance", acotó uno de los responsables del estudio.

En este estudio, los científicos analizaron una estructura molecular tridimensional de la hormona de la insulina y el receptor insulínico con el Sincrotón Australiano MX2, un aparato que resultó clave para el descubrimiento. Esta investigación, que contó con la contribución de científicos de Estados Unidos, Reino Unido y República Checa, fue publicada en la revista Nature.

Estilo de Vida