Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Alterar el reloj biológico diario puede producir diabetes y obesidad

comida-relojAlterar el reloj biológico diario puede producir diabetes y obesidad, según un estudio publicado en la revista Current Biology, desarrollado por científicos de la Universidad de Vanderbilt. “Nuestro estudio confirma que no es importante sólo lo que come y cuánto come que es importante para un estilo de vida saludable, sino también cuando”, ha afirmado el estudiante postdoctoral Shu-qun Shi, que llevó a cabo el experimento.

En los últimos años, una serie de estudios realizados en ratones y hombres han encontrado vínculos entre el funcionamiento del reloj biológico del cuerpo y diversos aspectos de su metabolismo, los procesos físicos y químicos que brindan energía y producen, mantiene y destruyen el tejido.

En general se supone que estas variaciones fueron causadas en respuesta a la insulina, que es una de las hormonas metabólicas más potentes. Sin embargo, nadie había determinado que la acción de la insulina en realidad sigue un ciclo de 24 horas o de lo que sucede cuando el reloj biológico del cuerpo se interrumpe.

Según recoge el diario Crónica Norte, El exceso de glucosa en la sangre es tóxica, por lo que una de las funciones de la insulina es estimular la transferencia de la glucosa en las células, lo que elimina el exceso de glucosa de la sangre. Específicamente, la insulina es necesaria para mover la glucosa en las células del hígado, músculo y grasa; y también bloquea el proceso de quemar grasa para obtener energía.

Los investigadores examinaron lo que le pasó a la acción de la insulina cuando los relojes biológicos de ratones individuales se interrumpen. Después de alimentarse con una dieta alta en grasas, tendieron a aumentar más de peso y tienen más grasa que los ratones de tipo salvaje. Sin embargo, suministrándoles la proteína producida por el gen que les faltaba para restablecer su ritmo biológico, se redujo su resistencia a la insulina y les impidió el aumento de grasa en exceso.

Otro método consistía en colocar a los ratones en un entorno en constante iluminación que interrumpió su ciclo biológico. En este caso, encontraron que los ratones fueron encerrados en la fase inactiva / ayuno, desarrollando una mayor proporción de grasa corporal y ganaron más peso con una dieta alta en grasas a pesar de que comieron menos alimentos.

La obesidad y la resistencia a la insulina que lo acompaña, aumenta el riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular. Según los investigadores, esto ayuda a explicar la mayor frecuencia de obesidad y diabetes entre los trabajadores del turno de noche y las personas que sufren de trastorno de sus relojes y los patrones de sueño normales.

Estilo de Vida