Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

9 de cada 10 diabéticos no asocia su enfermedad con un riesgo cardiovascular

La preocupación entre los pacientes con diabetes por desarrollar un evento cardiovascular ha aumentado en un 10 % respecto al año 2016, pero a pesar de ello, casi el 86 % de los diabéticos no asocia su enfermedad con problemas cardiovasculares.

Se trata de una de las principales conclusiones extraídas de la “Encuesta Creencias y Actitudes sobre la Diabetes”, realizada por la Alianza Boehringer Ingelheim y Lilly en Diabetes, cuyo objetivo era analizar la percepción de la diabetes 2 por parte de la población, y en concreto de los pacientes, para poner de manifiesto el desconocimiento y la falta de concienciación sobre el alto riesgo cardiovascular asociado a esta enfermedad.

A pesar de que a los pacientes sí les preocupa sufrir enfermedades cardiovasculares, y es la preocupación que más crece con respecto a la primera ola de la encuesta, no las asocian tanto a la diabetes, como a la pérdida de visión y ceguera, el pie diabético o la insuficiencia renal.

Aunque los pacientes encuestados no lo asocien de manera clara, las personas con diabetes tipo 2 tienen entre 2 y 4 veces más posibilidades de padecer una enfermedad cardiovascular que las personas sin diabetes; y entre el 50 % y el 80 % de las muertes de personas con diabetes tipo 2 en todo el mundo se deben a enfermedades cardiovasculares.

Los pacientes encuestados consideran su enfermedad como grave y afirman ser conscientes que está muy extendida y asociada al sedentarismo. El sobrepeso, la tensión arterial alta y el colesterol son las enfermedades cotidianas más conocidas, tanto por la población general como por los pacientes con diabetes, siendo esta una de las menos conocidas entre la población general, ya que solo un 26,2 % afirma conocerla.

La encuesta también revela que se ha detectado un aumento significativo respecto a la primera ola del número de personas que han incorporado hábitos de vida saludables -alrededor de 9 de cada 10 pacientes y 7 de cada 10 personas sin diabetes encuestadas-, siendo la alimentación saludable la rutina más incorporada por la mayoría -el 82 % de los pacientes encuestados y el 80 % de la población general-, y observándose un incremento del 15 % respecto al año 2016.

Por otro lado, la encuesta demuestra que tanto pacientes como población general encuestada suspenden a la hora de realizar ejercicio físico... y es que menos de la mitad de los pacientes encuestados -un 48,8 %- afirma haber incorporado ejercicio físico como medida de control para la diabetes. Paralelamente, solo el 41 % de la población general encuestada afirma hacer ejercicio físico como medida de prevención.

Para el estudio se han realizado 2.408 entrevistas a mayores de 45 años no diagnosticados de diabetes y 404 a mayores de 45 años diagnosticados con la enfermedad. El 70 % de las entrevistas entre la población general se ha realizado on-line, y el 30 % restante mediante llamadas telefónicas. El trabajo de campo se llevó a cabo del 20 de mayo al 5 de julio de 2019 y el diseño muestral es representativo de la población por género, tramos de edad y zona geográfica, según el Instituto Nacional de Estadística.

Estilo de Vida