Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

El dueño de un perro con diabetes tienes más probabilidades de padecer dicha enfermedad

Algunos estudios han sugerido un vínculo entre la el sobrepeso u obesidad severa en los dueños de perros y sus mascotas, lo que sugiere que los dos podrían compartir comportamientos de salud como la falta de actividad física. Sin embargo, ningún estudio ha investigado el riesgo compartido de diabetes en los dueños de perros, gatos u otras mascotas.

Ahora un nuevo estudio publicado en la revista The BMJ, demuestra que el vínculo entre perros y dueños en la enfernedad de la diabetes realmente existe, ya que según los resultados extraídos, los dueños de un perro con diabetes tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que los dueños de un perro sin diabetes, un hallazgo que estaría relacionado con la falta de ejercicio entre los dos.

Los dueños no realizan largos paseos con sus mascotas y su dieta tampoco sería la más adecuada y por eso los dos tienen muchas más probabilidades de desarrollar diabetes. Este vinculo no se ha encontrado entre dueños de gatos con diabetes, lo que podría sugerir que no hay una relación tan directa con los hábitos de los dueños, porque esta mascota no suele sacarse de paseo a diario varias veces.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de Reino Unido y Suecia, analizó datos del seguro de atención veterinaria e identificó 208.980 parejas dueño-perro (175.214 dueños y 132.783 perros) y 123.566 parejas dueño-gato (89.944 dueños y 84.143 gatos) desde el 1 de enero de 2004 hasta el 31 de diciembre de 2006.

Esta información se vinculó a los registros sanitarios y de medicamentos de Suecia para identificar los casos de diabetes tipo 2 en los dueños de perros y gatos y los casos de diabetes en sus mascotas durante un período de seguimiento de seis años (del 1 de enero de 2007 al 31 de diciembre de 2012).

De esta manera, los dueños de perros con diabetes tienen un 38 % más de posibilidades de padecer diabetes tipo 2. El estudio tuvo en cuenta una serie de factores potencialmente influyentes que incluyeron circunstancias personales y socioeconómicas de los dueños de perros, como edad, sexo, región de residencia, estado civil, nivel de educación e ingresos, y edad, sexo y raza de la mascota.

Esta estimación no cambió mucho después de ajustar otros factores de riesgo, y el riesgo de desarrollar diabetes también fue un 28 % mayor en los perros con un dueño que tenía diabetes tipo 2 en comparación con los perros con un dueño que no tenía diabetes tipo 2. Sin embargo, esta estimación se redujo después de ajustar la edad del propietario.

Según los investigadores, las posibles explicaciones de estos hallazgos incluyen comportamientos de estilo de vida compartidos, como los niveles de actividad física y los hábitos dietéticos entre los dueños y sus perros que afectan el riesgo de diabetes.

Una menor concordancia entre el dueño del gato y la actividad física del gato también explicar la ausencia de un riesgo de diabetes compartido en las parejas dueño-gato.

Se trata de un estudio observacional, por lo que no se puede establecer la causa, y el equipo no pudo evaluar la dieta y el nivel de actividad física como causas subyacentes de las asociaciones.

Los resultados se limitan a los dueños de mascotas que tenían los medios económicos para contratar un seguro veterinario y que recibieron tratamiento farmacológico para su diabetes. Sin embargo, los investigadores dicen que este es un estudio sólido que ha demostrado que tener un perro con diabetes va ligado a un mayor riesgo de diabetes tipo 2 en el dueño, lo que no podría explicarse por las circunstancias personales y socioeconómicas de los dueños del perro.

Por lo tanto, es posible que los perros con diabetes "sirvan como centinelas para los comportamientos de salud diabetógenos compartidos y las exposiciones ambientales", concluyen.

Estilo de Vida