Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Si se interrumpe el tratamiento, el edema macular diabético derivará en una pérdida importante de visión

Los expertos han alertado de que, como consecuencia de la pandemia, muchos pacientes han interrumpido su tratamiento de diabetes, lo cual podría traer consigo una pérdida de la visión irreversible, así como una disminución importante de su calidad de vida.

 

Una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes es el edema macular, una afectación que provoca una grave pérdida de visión, destacando entre las  patologías asociadas a esta enfermedad.

De esta manera, el edema macular tiene una alta prevalencia entre la población diabética, y mayor es el riesgo de padecerlo cuanto más tiempo lleve el paciente sufriendo diabetes.

Las cifras expuestas en el VI Simposio Readyt, un encuentro de oftalmólogos celebrado por Allergan, señalaron que el 27 % de las personas con diabetes tipo 1 desarrolla edema macular diabético en los 9 años siguientes al diagnóstico y el 28 % de los pacientes con diabetes tipo 2 lo padece 20 años después.

En este sentido, la doctora Maribel López, investigadora en el Instituto Oftalmobiologia Aplicada (IOBA), en Valladolid, ha destacado que una preocupación adicional de los especialistas es que, como consecuencia de la crisis sanitaria y los temores de muchos pacientes a acudir a los centros hospitalarios, que muchos pacientes han interrumpido sus tratamientos, con el agravante de que de no tratarse, el edema macular diabético puede desembocar en ceguera.

De hecho, la doctora López, ha indicado que “la diabetes y el edema macular están considerados la causa más frecuente de ceguera y de discapacidad visual severa. Estamos hablando de una persona que necesita que le ayuden. Son complicaciones muy temidas porque la ceguera se tolera muy mal”.

La mácula del ojo, localizada en el centro de la retina, es la zona encargada de captar los detalles de nuestro alrededor. Cuando esta parte se inflama debido a la acumulación de líquidos en los vasos sanguíneos que la rodean, se produce el edema macular y “el paciente experimenta una disminución importante en su agudeza visual e incluso puede ver las cosas distorsionadas”, explica la oftalmóloga.

Existen algunos factores de riesgo inalterables, tales como el tiempo de evolución de la diabetes o el componente genético, pero sí es posible actuar sobre otros como el control metabólico de la enfermedad o la hipertensión arterial, de forma que actuando sobre ellos y sobre el estilo de vida del paciente, podemos mejorar el curso de la enfermedad.

La oftalmóloga ha advertido de esta manera de la importancia sociosanitaria de esta enfermedad, ya que “es la causa más frecuente de discapacidad visual severa en los pacientes con diabetes tipo 2, y este es el tipo de diabetes más frecuente”, al tiempo que recordaba que “si se quieren obtener buenos resultados no se puede interrumpir el tratamiento, puesto que se pierde agudeza visual que no siempre se recupera al reanudar el mismo y, por tanto, la calidad de vida empeora”.

Afortunadamente, existen tratamientos efectivos para controlar la enfermedad, tales como el implante de dexametasona, un sistema de liberación prolongada de corticoides, y otras estrategias como son las inyecciones de fármacos antiangiogénicos, el láser o la cirugía.

Así las cosas, el tratamiento del edema macular diabético se dirige hacia la personalización e individualización según el paciente y el desarrollo de su enfermedad, y con las pruebas de imagen los diagnósticos son cada vez más precisos,por lo que la doctora ha señalado que “aparecen determinados signos que nos hablan de un mejor uso de un tratamiento u otro para sacarle el mejor partido en función de las características del paciente”.

Con todo, la principal preocupación de los especialistas en este momento es la interrupción del tratamiento en algunos pacientes, que han dejado de acudir a sus revisiones por temor a contagiarse de Covid-19 si acuden al hospital. En este sentido, la doctora López ha enviado un mensaje de tranquilidad, ya que “se han establecido todas las medidas necesarias para evitar contagios”.

Estilo de Vida