Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Cuando se padece pre-diabetes...

La pre-diabetes es una condición que padecen más de dos millones de personas, y en la que los niveles de glucosa en la sangre están por encima de lo que se considera saludable, aunque no lo suficientemente altos para pertenecer a la categoría de diabéticos.

 

Se trata de un estadío difícil de manejar, al tratarse de una alerta para el riesgo de desarrollar diabetes, aunque en general no hay signos o síntomas visibles asociados, lo que lleva a que nueve de cada 10 personas con pre-diabetes ignore esta condición.

Sin embargo, existen algunos signos que ayudan a reconocer su presencia, tales como una sed constantehambre permanente a pesar de no saltar comidas, cansancio extremo, problemas de visión, o heridas que tardan más tiempo en curar, amén de entumecimiento, hormigueo y dolor en las manos o en los pies, señales que pueden ayudar a detectar la pre-diabetes.

Sin embargo, además de constituir un importante factor de riesgo de evolución de la diabetes, la pre-diabetes se asocia a un aumento de riesgo para enfermedad coronaria y cerebrovascular.

Según ha explicado José Silva Nunes, médico del servicio de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo del Centro Hospitalario Universitario de Lisboa, las personas con pre-diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar algunas de las complicaciones tardías de la diabetes que resultan de la afectación de los pequeños vasos de la retina, los riñones y los nervios”.

Según algunso datos, hasta el 2040 más de 36,6 millones de personas estarán en la fase de pre-diabetes en Europa, lo que no significa que obligatoriamente pasarán a la siguiente fase, ya que “no es inevitable que cada individuo diagnosticado con pre-diabetes necesarios para la diabetes, si bien esta será la historia natural de un gran porcentaje de individuos“, ha señalado este especialista, que defiende que al intervenir en las fases más tempranas de ese proceso patológico, es posible prevenir la progresión a estadios más avanzados.

Los estilos de vida son la clave para prevenir la progresión de la situación en la que el metabolismo de los azúcares es normal, de forma que “para controlar la expresión de esta disfunción (expresada como pre-diabetes y la diabetes), primero hay que identificar a los individuos que tienen esa disfunción y, después, actuar de forma intensiva a fin de retrasar su historia natural“, ha explicado el experto

En la pre-diabetes, el 10,4 % de los adultos presentan la anomalía de la glucosa en sangre de ayuno, el 14,3 % presentan tolerancia disminuida a la glucosa y el 2,7 % de la población adulta presenta ambas condiciones, al tiempo que la edad es un factor de riesgo para quien haya cambios en el metabolismo de los azúcares.

La prevalencia de pre-diabetes alcanza mayor expresión en la población anciana, ya que, según el doctor, “la Federación Internacional de Diabetes estima que el 7,3 % de la población adulta mundial (más de 352 millones de personas) presenta tolerancia disminuida a la glucosa, aunque no avanza con estimaciones en cuanto a la expresión mundial de la anomalía de la glucosa en sangre de ayuno”.

Estilo de Vida