Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Diabético tipo 1 y obeso: el perfil del niño vulnerable al Covid

La pregunta sobre si vacunar o no a los adolescentes de Covid-19 genera dudas en muchos padres. Para intentar ayudar a tomar esta decisión, acaba de publicarse en la revista Jama Network Open un estudio estadounidense realizado por los Centros para el Control y la prevención de Enfermedades (CDC), el organismo de control de la salud pública en los EEUU.

 

Los autores estudiaron a 43.465 menores de 18 años que enfermaron de Covid-19 entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de enero de este año para comprender qué condiciones y patologías previas aumentan el riesgo de hospitalización y enfermedad grave. Los datos provienen de más de 800 hospitales de EEUU.

Los niños representan un pequeño porcentaje de las hospitalizaciones por Covid y las formas preocupantes son infrecuentes, por lo que el grupo de investigadores quiso dibujar un identikit de los sujetos más frágiles con respecto a la infección por Sars-CoV-2.

La mayoría de los menores examinados tenían entre 12 y 18 años y eran hispanos o negros, y sólo el 10 % de los más de 43.000 niños y adolescentes fueron al hospital, pero casi el 30 % de los pacientes requirió cuidados intensivos. Más de una cuarta parte (el 28 %) tenía problemas de salud, entre los que destacan el asma, la obesidad, los trastornos del neurodesarrollo y los problemas mentales.

En general, los niños con diabetes tipo 1, anomalías congénitas cardíacas y circulatorias, obesidad, hipertensión, epilepsia, trastornos neuropsiquiátricos, asma y enfermedades crónicas mostraron mayor riesgo de hospitalización y de enfermedad grave, mientras que los niños con enfermedades crónicas complejas tenían ocho veces más probabilidades de ser hospitalizados y tres veces más probabilidades de tener una enfermedad grave que sus compañeros sin patologías.

Otros estudios previos han investigado las causas del desarrollo de Covid grave en niños, especialmente adolescentes, y dieron como resultado que el 40 % de los niños ingresados en las unidades de cuidados intensivos de EEUU tenían afecciones médicas complejas, y casi una cuarta parte estaban inmunosuprimidos, mientras que el 15 % eran obesos.

El asma estuvo presente en el 14 % de los casos y solo el 3 % tenía diabetes. Aproximadamente un tercio fueron ingresados en la UCI y algunos de los pacientes más gravemente enfermos desarrollaron síndrome inflamatorio multisistémico (Mis-C).

Los autores del nuevo estudio publicado en Jama Network Open señalan, sin embargo, que algunos factores pueden resultar confusos, de forma que entre los niños examinados podría haber casos de Covid no relacionados con enfermedades previas, como trastornos mentales. En otras palabras, algunos pacientes pueden haber ido a Urgencias por causas relacionadas con problemas crónicos y haber dado positivo accidentalmente en Covid en el test de acceso al hospital.

El estudio no investiga las relaciones causales entre enfermedades previas y Covid, y sólo se han tenido en cuenta las afecciones crónicas frecuentes, por lo que puede haber otras, más raras, que puedan exponer al niño al riesgo de una enfermedad grave.

Finalmente, sólo se analizó a los pacientes que fueron hospitalizados o que acudieron a Urgencias, por lo que se excluyeron todos los que recibieron atención domiciliaria.

En cualquier caso, aunque las tasas de hospitalización de los niños son significativamente más bajas que las de los adultos, es necesario comprender los factores de riesgo específicos de Covid grave entre los pacientes pediátricos e identificar los mejores tratamientos y estrategias preventivas, incluido el uso de vacunas, que deben ofrecerse como una prioridad a los muchos menores vulnerables.

Estilo de Vida