Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Adelgaza 36 kilos para vencer a la diabetes...

Amanda Follit es una mujer a la que a los 45 años le dijeron que le quedaban 15 de vida si seguía con su dieta de comida basura, y aunque su peso podría justificar algún tipo de enfermedad, entonces no se le diagnosticó diabetes, hasta que fue a un profesional para solucionar episodios de somnolencia.

 

Cuenta la web "Alma, Corazón, Vida" del diiario digital El Confidencial, que había días en los que estaba tan cansada que se quedaba dormida en su puesto de trabajo, por lo que "acudí al médico porque estaba agotada a diario. En cuanto empezaba a hacer cualquier cosa sobre mi escritorio sentía que me adormecía". La mujer recuerda que, por aquel entonces, "llevaba un estilo de vida agitado y sentía que estaba afectando a mi trabajo".

Más que por miedo a su posible estado de salud, visitó a un profesional que le explicase el motivo por el que se sentía tan agotada en el trabajo. Follit ha explicado que en esa época no comía demasiado, simplemente escogía los productos menos saludables a la hora de alimentarse, aunque su situación empeoró después del diagnóstico de diabetes tipo 2.

Después de descubrir que padecía diabetes, acudió a un médico para que le realizase más pruebas. En ese momento, le comunicaron que podría morir a los sesenta años, lo cual "fue horroroso". Además, su vida iba a deteriorarse temprano, ya que sufría probemas de osteoartritis, unas molestias que le hacían más difícil subir las escaleras, hasta el punto de que, de no haber abandonado su dieta rica en calorías, podría haber acabado en una silla de ruedas.

Decidida a cambiar el destino que le deparaban los expertos, Amanda inició una dieta en enero de 2020, y desde entonces, la mujer ha perdido más de 36 kilos. Además de fomentar una alimentación saludable rica en nutrientes, decidió hacerse socia de Slimming World, una asociación que ayuda a aquellos que quieren deshacerse de esos kilos de más.

En palabras de la mujer, su vida ahora "es mucho mejor" gracias al esfuerzo realizado no solo para adelgazar, sino para disfrutar de una mejor calidad de vida. En el camino, ha descubierto la importancia de cuidarse no solo por ella misma, sino por sus seres queridos. De hecho, ha conseguido que sus familiares sean igual de conscientes de lo que comen.

Los especialistas de los que se ha rodeado la mujer le han comentado que, con su nueva rutina, ha añadido "25 años más a mi vida, lo que es increíble".

aunque la mujer no es capaz de realizar todos los movimientos que le gustaria ha logrado pasar del yoga al baile unsplash

 

En cuanto a las molestias derivadas de la diabetes, Follit ha observado que "la artritis era una consecuencia de mi peso, llevaba un extra que afectaba a las circulaciones, lo que me producía un gran dolor".

Ahora, Amanda planea lanzar una plataforma en la que ayudar a los diabéticos de tipo 2 a revertir su diagnóstico, y aunque la mujer no es capaz de realizar todos los movimientos que le gustaría, ha logrado pasar del yoga al baile. De momento no ha desvelado si su idea incluirá un servicio de nutrición, sin embargo, ha contado que Slimming World aconseja a sus usuarios seguir una dieta basada en fruta, verduras, pescado, carne de cerdo, judías, lentejas, pasta y patatas, entre otras cosas.

Estilo de Vida