Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

El pañal mojado de un bebé podría ser una señal de que padece diabetes tipo 1

Una madre ha logrado descubrir, gracias a los pañales empapados de su bebé, que el pequeño sufría de diabetes tipo 1.

 

Courtney Moore, de Sacramento (California), comenzó a notar a principios del pasado mes de julio que su hijo Maddox, se despertaba cada mañana con los pañales empapados, y también notó que el bebé se despertaba con mucha sed. La madre acudió a otras mamás en las redes sociales para saber si conocían algún motivo por el que esto pudiera ocurrir.

También buscó en Internet, pues no tenía idea de lo que le estaba ocurriendo a su pequeño, y tras la búsqueda en Google, averiguó que podría ser diabetes tipo 1, aunque ni ella ni su familia tenían antecedentes de la enfermedad.

En un principio, la madre y su esposo, Jason, atribuían la sed de Maddox al clima caluroso del verano y al hecho de que su hijo ahora caminaba y estaba más activo, pero después de notar que el pequeño parecía estar cada vez más incómodo, lo llevaron al médico para hacerle un análisis de sangre.

Poco después la madre recibió varias llamadas de la consulta del médico, que le dijo que llevara a su hijo a la sala de emergencias porque su nivel de glucosa o azúcar en sangre era de casi 700, cuando una lectura normal para un niño de la edad de Maddox es de 100 a 180.

Fue entonces cuando al niño le diagnosticaron diabetes tipo 1 y fue tratado de inmediato por cetoacidosis diabética, una complicación potencialmente mortal de la diabetes, que ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente insulina para permitir que el azúcar en la sangre se use como energía.

Tras pasar dos noches en el hospital, el pequeño fue enviado a casa, donde sus padres ahora supervisan su régimen de inyecciones de insulina y controlan sus niveles de glucosa en la sangre.

Con posterioridad, Courtney acudió a su perfil de Facebook para compartir lo que le sucedió a su hijo, y lo hizo con la esperanza de advertir a otros padres que no ignoren los síntomas que sus niños puedan presentar, como la sed. La publicación destacó cómo los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden confundirse con otras afecciones o pasarse por alto, especialmente en los niños pequeños.

Según la Juvenile Diabetes Research Foundation, los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden incluir sed excesiva, micción frecuente y pérdida de peso inexplicable, pero también la sequedad de boca, fatiga, debilidad, aumento del apetito y cortes de curación lenta.

Estilo de Vida