Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Las diferencias en la menstruación de las mujeres con diabetes

Las mujeres con diabetes tienen que estar atentas a su menstruación, ya que esta enfermedad puede causar cambios en el periodo, que pueden darse justo antes y durante el mismo, o variar su duración.

 

Los cambios hormonales justo antes y durante el periodo menstrual pueden hacer que sea difícil predecir los niveles de azúcar en la sangre, al tiempo que no es descartable algún que otro antojo de ciertos alimentos, con la consecuente dificultad para el manejo y control de la enfermedad.

En este sentido, la doctora Maria M. Goya, coordinadora del Grupo de Trabajo de Embarazo de la Sociedad Española de Diabetes (SED), ha explicado que "generalmente, la concentración de glucosa en sangre aumenta tras la ovulación y tiende a descender durante la menstruación".

Se trata de una circunstancia que está causada por los niveles de estrógenos y de progesterona. La primera diferencia pasa porque "los estrógenos son hormonas sexuales femeninas que aumentan la sensibilidad celular a la acción de la insulina. Durante la semana anterior a la menstruación, tras ovular, aumentan los niveles de glucosa en sangre. En cambio, la progesterona o P4 ejerce el efecto contrario. Esta hormona aumenta la resistencia al efecto de la insulina, lo que dificulta la capacidad de absorción de las células y, por tanto, disminuye los niveles de glucosa en sangre".

Pero no son los únicos cambios a tener en cuenta, "ya que las mujeres con diabetes Tipo 1 suelen empezar a menstruar de media un año después que aquellas mujeres que no tienen dicha enfermedad y suelen verse afectadas por problemas menstruales a una edad joven", añade la especialista.

Otra diferencia estaría en la duración de la regla, ya que las mujeres con diabetes también tienen menstruaciones más largas y más abundantes y suelen durar varios días más que la media de mujeres sin diabetes.

En este sentido, vigilar los niveles de azúcar en sangre es importante, ya que "la producción irregular de hormonas suele generar un aumento en la resistencia de la insulina, uno de los factores principales que provocan el desarrollo de la diabetes tipo 2", apunta Goya.

En este contexto, la especialista ha explicado que las mujeres que padecen diabetes deberían estar al tanto de estos cambios para evitar preocuparse si ven que sus niveles de azúcar en sangre aumentan alrededor de la fecha de su menstruación. De esta manera aconseja que "aquellas mujeres que necesitan inyectarse insulina para manejar sus niveles de azúcar pueden llegar a necesitar corregir sus dosis de acuerdo a estos picos hormonales. Asimismo, aquellas mujeres que están siguiendo una dieta específica o una medicación deberían controlar que estos niveles no se mantengan altos durante demasiado tiempo".

Sobre si debe ser modificado el patrón alimentario de las mujeres diabéticas durante la menstruación, la especialista mantiene que, además de crear resistencia a la insulina, la progesterona puede aumentar el deseo de comer alimentos ricos en carbohidratos, por lo que es imprescindible controlar la alimentación, ya que "es una parte fundamental del cuidado que requiere la diabetes por lo que es importante tener en cuenta los cambios cíclicos y no dejar que estas fluctuaciones provocadas por los picos hormonales afecten la dieta o cambien los cuidados habituales de la enfermedad".

Estilo de Vida