Si eres diabético, evita consumir mucho alcohol...

Los tipos de diabetes pueden condicionar la vida de los pacientes de diferentes maneras y una de ellas es la relacionada con el consumo de alcohol, ya que nn las personas diabéticas, tomar alcohol puede reducir o aumentar el nivel de azúcar en la sangre, afectar los medicamentos para la diabetes y posiblemente causar otros problemas.

 

De esta manera, los expertos recomiendan que nunca de debe beber sin haber comido, ya que el consumo de alcohol puede suponer un mayor riesgo de hipoglucemia durante la noche, debido a que los carbohidratos de los alimentos se convierten en azúcar, la cual se transporta en la sangre a las células para así ser usada como fuente de energía.

Además, un alto consumo es peligroso porque el cuerpo ve el alcohol como una sustancia que debe ser procesada rápidamente por el hígado, que libera glucosa al torrente sanguíneo según sea necesario con el objetivo de ayudar a mantener el azúcar en la sangre a un nivel normal.

Así las cosas, cuando se bebe alcohol, el hígado tiene que trabajar para eliminarlo, en lugar de estar regulando la glucosa, con lo que se le hace imposible pasar de glucógeno a glucosa, provocando un descenso rápido de la azúcar o glucemia.

De esta manera, el principal riesgo de la ingesta de alcohol en una persona con diabetes es la hipoglucemia, que sucede cuando los niveles de azúcar en la sangre están bajos. Esto puede darse varias horas después de haber bebido, por lo que es importante revisar los valores de glucosa antes de dormir.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las mujeres con diabetes no deben consumir más de una porción de alcohol al día; mientras que los hombres con diabetes no deben consumir más de 2 porciones por día. Cuando se trata de cerveza, una porción de alcohol equivale a 360 mililitros, o lo que es lo mismo, alrededor de una jarra de cerveza con un 5 % de contenido de alcohol.

Estilo de Vida