No comer durante la noche podría beneficiar a los pacientes con diabetes

Un nuevo estudio ha concluido que seguir un protocolo de alimentación restringida en el tiempo que limita la ingesta de alimentos a una ventana de tiempo máxima de 10 horas muestra efectos metabólicos beneficiosos prometedores en adultos con diabetes tipo 2.

 

La investigación, realizada por Patrick Schrauwen, Charlotte Andriessen y un grupo de colegas de la Escuela de Nutrición e Investigación Traslacional en Metabolismo NUTRIM, del Centro Médico de la Universidad de Maastricht (Países Bajos), y publicada en la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), las personas tienden a repartir su ingesta diaria de alimentos durante un mínimo de 14 horas, lo que probablemente provoca la ausencia de un verdadero estado de ayuno nocturno, factores que contribuyen al desarrollo de diabetes tipo 2.

La alimentación restringida en el tiempo (ART) es una estrategia novedosa para mejorar la salud metabólica, y pretende contrarrestar los efectos perjudiciales de comer durante todo el día limitando la duración de la ingesta de alimentos.

Estudios anteriores habían demostrado que la ART produce cambios metabólicos prometedores en personas con sobrepeso u obesidad, como el aumento de la quema de grasas, la disminución de los niveles de azúcar en sangre y la mejora de la sensibilidad a la insulina; pero estos efectos no se han estudiado en detalle.

Aunque los resultados son prometedores, estos estudios utilizaron ventanas de tiempo para comer extremadamente cortas (6-8 horas) y entornos de estudio muy controlados, lo que hace que estos protocolos sean difíciles de aplicar en la vida diaria.

En ocasiones, la EAT va acompañada de una pérdida de peso no intencionada, lo que se esperaría que aumentara la salud metabólica, pero también se han notificado estas mejoras en ausencia de pérdida de peso, lo que indica que hay mecanismos adicionales implicados en la forma en que la alimentación restringida influye en el metabolismo.

Los individuos con una salud metabólica deteriorada experimentan alteraciones en los ritmos de los procesos metabólicos en comparación con los individuos sanos y delgados, y los autores plantean la hipótesis de que un ciclo de alimentación-ayuno alterado contribuye a estas alteraciones de los ritmos metabólicos, al tiempo que sugieren que restringir la ingesta de alimentos sólo durante el día y prolongar la duración del ayuno nocturno puede tener efectos beneficiosos para la salud metabólica.

Los investigadores reclutaron para el estudio a 14 individuos con diabetes, con edades comprendidas entre los 50 y los 75 años (7 hombres y 7 mujeres, con una edad media de 67,5 años) y un índice de masa corporal (IMC) =25 kg/m2. El estudio consistió en dos períodos de intervención de 3 semanas, separados por un período de lavado de al menos 4 semanas.

Los investigadores han concluido que "los mecanismos que subyacen a la mejora de la regulación de la glucosa con la ART siguen sin estar claros. Nuestros resultados muestran que la ART no mejoró la sensibilidad periférica y hepática a la insulina, la función mitocondrial del músculo esquelético, el metabolismo energético o el contenido de grasa del hígado, todos los cuales se sabe que están afectados en la DT2", al tiempo que detallaban que "un régimen de ART diurno de 10 horas durante 3 semanas disminuye los niveles de glucosa y prolonga el tiempo de permanencia en el rango normal de azúcar en sangre en adultos con DT2 en comparación con la distribución de la ingesta diaria de alimentos durante al menos 14 horas. Estos datos ponen de manifiesto el beneficio potencial de la ART en la DT2".

Estilo de Vida