Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Denuncian discriminación por diabetes en algunas oposiciones públicas

oposicionesdiabetes"Fue la primera vez en mi vida que me sentí discriminada por ser diabética", recuerda Carmen cuando tenía 27 años y era su primer día clase, y el último, que acudió a una academia para preparar una oposición al Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias. "El profesor nos dijo que para acceder a la plaza había unas excepciones médicas y una de ellas era la diabetes. Yo no me lo podía creer, trabajo como educadora social, soy bailaora en mi tiempo libre y jamás la diabetes me ha impedido hacer nada", apunta esta joven.

Desde la Federación de diabéticos españoles explican que esta patología supone una exclusión médica en algunos puestos de la administración pública. Es el caso de policías, guardias civiles, bomberos, taquilleros del metro en Madrid, funcionarios de prisiones o militares.

"No se pueden sentar ni a hacer el examen. Por ese requisito son discriminadas seis millones de personas, el número de diabéticos que hay en nuestro país", indica el presidente de la organización, Andoni Lorenzo.

La exclusión médica aparece publicada en los boletines oficiales en los que se convocan las plazas. Si es a nivel nacional son órdenes publicadas en el BOE, como el caso de la Policía Nacional, funcionarios de prisiones o agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera.

Pero también ocurre en comunidades autónomas y ayuntamientos cuando se convocan oposiciones. Por ejemplo, se les excluye en el examen de Mossos d'Esquadra, en el cuerpo de bomberos de la Comunidad de Madrid o para puestos de policía municipal en municipios de Castilla y León.

"Cada diabético es un caso, no somos todos iguales", explica Daniel Villar, bombero que lleva 15 años trabajando en Logroño, y que estuvo de baja durante los meses en los que esta patología hizo acto de presencia, pero asegura que una vez tratada no ha tenido ningún problema. "A mí la experiencia me ha ayudado a calibrar el desgaste físico. Hay que ganarle la partida a la hipoglucemia. En salidas largas y exigentes suelo llevarme barritas de hidratos de carbono", comenta este deportista que en su tiempo libre se entrena para correr pruebas de 50 kilómetros en la montaña.

La Federación considera que este tipo de casos demuestran que sí pueden ocupar los puestos a los que no dejan acceder a los diabéticos diagnosticados. Además, inciden en que si un paciente se cuida y controla su insulina puede llevar una vida similar a la de un ciudadano de a pie. Por eso, defienden un modelo alternativo por el que esta patología deje de ser "motivo general de exclusión" y se valoren los casos de forma individual. "No entendemos que no podamos ser funcionarios de prisiones y sí neurocirujanos", continúa Lorenzo.

Por ejemplo, en el caso de las oposiciones al Cuerpo Nacional de Policía la normativa data de 1988. Al igual que esta patología también son excluyentes la cirrosis hepática, sordera completa, epilepsia o esquizofrenia

Instituciones