Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Condenan a prisión permanente revisable a un hombre por dejar morir a su pareja con coma diabético y grabar su agonía

Un juzgado ha condenado a prisión permanente revisable a un hombre por dejar morir a su pareja de un coma diabético mientras filmaba su agonía durante 5 horas, a cuya acusación respondió con un: "No sé si era una bajada de azúcar o un colocón".

 

La Audiencia de Barcelona ha condenado a prisión permanente revisable a Mariano Daniel Vásquez quien no atendió a su mujer cuando sufrió un coma diabético, enfermedad que ella padecía, por lo que acabó muriendo horas después, en junio de 2019 en su domicilio de Viladecans. Además, el condenado grabó a la víctima mientras agonizaba.

De acuerdo con el veredicto del jurado, el tribunal considera que el condenado cometió delito de asesinato con ensañamiento, tres de maltrato en el ámbito de la violencia machista, uno de maltrato habitual y uno contra la intimidad de la mujer, una persona "especialmente vulnerable por su enfermedad". En este sentido señala que el condenado inició en febrero de 2019 una relación de pareja sentimental, sin convivencia, con la mujer, y que con el tiempo empezó a controlarla, menospreciarla y golpearla, por lo que ella se sentía inferior.

Esta situación hizo que la víctima se encerrase en su casa y no quisiera ver a nadie, aunque la noche del 17 de junio de 2019 llamó al condenado para que fuese a su casa a ayudarla. La encontró muy deteriorada físicamente, con dificultad respiratoria y sin capacidad para hacer nada por su cuenta, si bien no le prestó ningún tipo de ayuda y estuvo contemplando como se iba deteriorando, perdía la consciencia y se le iba "apagando la vida", hasta que sufrió una hiperglucemia que le causó la muerte.

La sentencia considera que si el condenado hubiera avisado a urgencias médicas ella no habría muerto; y además, señala que vulneró la intimidad de la víctima al filmar con un teléfono móvil a la mujer en su progresivo deterioro "para mostrar las imágenes a terceros", para tratar de hacer ver que la cuidaba "y así construirse una coartada" en caso de que se investigara su muerte.

"Siendo fácil para el acusado pedir asistencia médica, su comportamiento pasivo en este aspecto, ya que ni pidió asistencia médica ni auxilio de ningún tipo, cuando era evidente, a la vista de la grabación, que la mujer moribunda no podía pedir auxilio a nadie, inevitablemente se debe concluir que Mariano quería que se produjese la muerte (de la víctima) o que le era indiferente", destaca la condena.

También añade que el condenado "incrementó el dolor de la víctima con su conducta burlesca, que además grabó en video, estando la mujer en condiciones tan deplorables que seguro que no querría que nadie la viera". Por eso, el tribunal destaca que el ensañamiento se produjo cuando el condenado dejó morir a su mujer sin "hacer nada" para evitarlo, tal y como se puede observar en los vídeos que él mismo grabó durante la agonía y que se reprodujeron en el juicio.

Además de la pena de prisión permanente revisable y tres años por los maltratos el tribunal impone al condenado que indemnice con más de 220.000 euros a la familia de la víctima, por su pérdida.

Instituciones