Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Cada diabético controlado ahorra casi 1.250 euros al año al sistema sanitario

ahorrodiabeticosCada paciente con diabetes tipo 2 que mantiene bajo control su enfermedad implica un coste para el sistema sanitario de 883 euros al año frente a los no controlados, que suponen una inversión de 2.132 euros, principalmente debido a las complicaciones asociadas a esta patología crónica.

Así lo ha puesto este jueves de manifiesto la Federación de Diabéticos Españoles (Fede) con motivo de la celebración el próximo día 14 del Día Mundial de la Diabetes, que este año se centrará en la importancia de fomentar la educación terapéutica y la prevención.

Se estima que 1,5 millones de españoles padecen la patología, pero aun no están diagnosticados, lo que constituye un problema añadido, dado que cada día que pasa se incrementa la posibilidad de desarrollar complicaciones y otras enfermedades. De hecho, en España la diabetes es la primera causa de ceguera en adultos, de amputaciones no traumáticas (más de 20.000 al año) y de inclusión en programas de tratamiento sustitutivo renal, así como la cuarta causa de muerte prematura en mujeres y la octava en hombres.

Por todo ello, el presidente de la organización, Ángel Cabrera, ha incidido en la importancia de poner en marcha políticas y campañas de prevención y sensibilización social, para trasladar a la sociedad que "la diabetes tipo 2 es una enfermedad que se puede prevenir e incluso evitar sin grandes sacrificios, tan solo con el mantenimiento de hábitos de vida saludables".

El coste medio de un paciente con diabetes se sitúa en 1.305 euros al año, de los cuales un 42 % corresponden a gastos de farmacia, un 26 % a la atención médica y un 32 % a hospitalizaciones. Mientras en los dos primeros capítulos no se puede recortar, sí es posible hacerlo en el tercero, simplemente mediante la educación y la formación del paciente, ha señalado Cabrera.

Por su parte, Olga González, del Departamento de Endocrinología y Nutrición del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha precisado que el coste mayor del paciente no viene derivado de la propia enfermedad, sino de sus complicaciones asociadas.

Ha asegurado, además, que el control de la diabetes no es homogénea en España y, mientras hay comunidades como Madrid y Navarra, en las que existe "un buen control", este es "peor" en otras como Canarias. Esta doctora ha incidido en que la prevalencia de la enfermedad se está incrementando de "una forma alarmante", por lo que se trata de un problema de salud pública. González ha explicado que "la epidemia de la diabetes va en paralelo a la epidemia de la obesidad" y esta última "puede ser la llave" que hace que la primera "se esté disparando en todos los países".

Además, según ha señalado, esta enfermedad metabólica tiene consecuencias vasculares, de tal forma que el 70 % de los diabéticos mueren por complicaciones cardiovasculares. La doctora González ha puesto de relieve que el hecho de que un 40 % de los pacientes diagnosticados no estén controlados significa que "algo falla" en el sistema sanitario. "Nos falta llegar con mayor prontitud", ha subrayado esta profesional, quien ha insistido en la importancia de "la educación en diabetes" para que el paciente conozca qué es la enfermedad, cómo manejarla y cómo prevenir las complicaciones.

Ha incidido, además, en el valor de la educación en un estilo de vida saludable, área en la que deben jugar un papel importante la enfermería y los nutricionistas, que no existen "como figura importante" en los hospitales públicos.

Instituciones