Prueban un pancreas artificial para controlar la diabetes

pancreasartificialInvestigadores canadienses han realizado un primer ensayo con un páncreas artificial, un dispositivo que emplea una bomba de insulina para regular los niveles de glucosa y disminuir así el riesgo de hipoglucemia e hiperglucemia.

Los resultados del ensayo, publicados en la revista de la asociación médica canadiense Canadian Medical Association Journal, sugieren que este nuevo tratamiento podría mejorar la calidad de vida y el tratamiento de los enfermos de diabetes tipo 1.

El páncreas artificial es un sistema automatizado que “simula” la actuación del páncreas. Actuando en combinación con un tratamiento convencional contra la diabetes, el dispositivo analiza constantemente los niveles de glucosa y bombea insulina en función de los cambios en los niveles de glucosa en la sangre.

Según los autores del estudio, el páncreas artificial mejora el control de glucosa en un 15 %; reduce significativamente el riesgo de hipoglucemia (concentración de glucosa en sangre por debajo de los niveles normales) y de hiperglucemia (concentración excesiva de glucosa en sangre); reduce veinte veces el riesgo de hipoglucemia nocturna; y hasta ocho veces el riesgo de hipoglucemia durante el conjunto del día.

Los autores del estudio afirman que con los tratamientos disponibles actualmente, unas dos terceras partes de los enfermos de diabetes tipo 1 no consiguen mantener sus niveles dentro de límites seguros. El páncreas artificial podría serles de gran ayuda para mantener óptimos niveles de glucosa en sangre.

De hecho, el principal problema que tienen la mayoría de pacientes para mantenerse dentro de los límites saludables es la hipoglucemia nocturna. Aunque ya existen en el mercado bombas de insulina, los pacientes deben controlar con frecuencia el sensor y regular la bomba para que ésta sea eficaz. El páncreas artificial hace esto por el enfermo, día y noche, al contener un algoritmo de dosificación inteligente que, en base a los niveles de glucosa, suministra la cantidad de insulina necesaria para prevenir la hipoglucemia (cantidad insuficiente de glucosa) y la hiperglucemia (cantidad excesiva).

Investigación