Los cáncer de hígado, páncreas y endometrio, los tumores más relacionados con la diabetes

higadopancreasLos cáncer de hígado, páncreas y endometrio son los tumores que muestran una conexión más íntima con la obesidad y la diabetes tipo 2, según diversos especialistas concentrados en la VIII Reunión Internacional sobre Investigación Traslacional y Medicina Personalizada, organizada por la Fundación Jiménez Díaz en colaboración con el Instituto Roche y Lilly.

La diabetes y el cáncer comparten gran parte de los primordiales factores de peligro modificables involucrados en su progreso y en sus enredaciones, tales como la obesidad, el sedentarismo y el hábito tabáquico, y tienen así mismo idénticas rutas biológicas, como la resistencia a la insulina y la inflamación crónica.

La presencia de obesidad/diabetes tipo 2 puede causar o favorecer el progreso de un tumor”, ha declarado la doctora de la Unidad de Epidemiología del Cáncer del Centro Nacional de Epidemiología (ISCIII), Marina Pollán, quien ha reseñado que “ser obeso y/o diabético es un factor de mal pronóstico del cáncer”.

De hecho, trabajos tradicionales ya apuntaban que el exceso de ingesta de comida, enormemente superior a las necesidades fisiológicas, se erige como un factor de peligro de primer orden para sufrir verdaderos estilos de tumores. Ahora, estos hallazgos clínicos han podido ser asegurados, de forma que se insiste en que la obesidad, estrechamente ligada a la diabetes tipo 2, es la “principal causa evitable” de cáncer en no fumadores.

Por otra parte, los especialistas han asegurado que los tratamientos antidiabéticos tienen una cierta incidencia en el peligro de cáncer. En este sentido, han opinado que verdaderos análogos de la insulina pueden elevar la incidencia de tumores, y han subrayado que antidiabéticos orales tradicionals, como la metformina, pueden ejercer un moderado efecto protector frente al cáncer.

La solución a esta nefasta vinculación entre diabetes/obesidad y cáncer pasa, sobre todo, por adoptar acciones preventivas frecuentes, o sea, por comer poco y hacer más ejercicio. Pero así mismo se necesitan últimos tratamientos para hacer frente a la epidemia de diabetes y obesidad”, ha subrayado Pollán.

Investigación