infodiabetico.com - La testosterona aumenta el riesgo de padecer diabetes en las mujeres, y lo reduce en los hombres

La testosterona aumenta el riesgo de padecer diabetes en las mujeres, y lo reduce en los hombres

Tener niveles genéticamente más altos de testosterona incrementa el riesgo de padecer enfermedades metabólicas como la diabetes en las mujeres, mientras que lo reduce en el caso de los hombres; de la misma manera que los valores más altos también aumentan los riesgos de cáncer de mama y endometrio en ellas, y de próstata en ellos.

Se trata de las principales  conclusiones del mayor estudio realizado hasta la fecha sobre regulación genética de los niveles de hormonas sexuales, publicado en la revista Nature Medicine, que defiende que en las mujeres, la testosterona más alta aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 en un 37 %, y el del síndrome de ovario poliquístico, en un 51 %.

Los estudios de población han descrito muchas asociaciones entre los niveles de testosterona y las enfermedades metabólicas; sin embargo, los ensayos realizados hasta la fecha han sido demasiado escasos para comprender cómo la testosterona puede influir directamente en el riesgo de patologías.

Dirigido por un equipo de la Universidad de Cambridge y la Universidad de Exeter (Reino Unido), este nuevo trabajo revela que, si bien existe un fuerte componente genético en los niveles de testosterona circulante en hombres y mujeres, los factores genéticos involucrados son muy diferentes entre los sexos.

John Perry, investigador de la Universidad de Cambridge y coautor del estudio ha explicado que “los niveles de testosterona en hombres y mujeres son hereditarios (~20%) y están influenciados por el efecto combinado de muchos genes y variantes genéticas. No obstante, dichos niveles están regulados de forma completamente diferente en ellos”.

El grupo utilizó estudios de asociación amplia del genoma (GWAS) en 425.097 participantes del Biobanco del Reino Unido para identificar 2.571 variaciones genéticas asociadas a la hormona sexual testosterona y su proteína globulina (SHGB), fijadora de dichas hormonas; y sus análisis genéticos fueron verificados en estudios adicionales, entre ellos el estudio EPIC-Norfolk y Twins UK, que encontraron un alto nivel de concordancia con sus resultados en el biobanco.

Los expertos utilizaron un enfoque llamado aleatorización mendeliana, que utiliza las diferencias genéticas que ocurren naturalmente para entender si las asociaciones conocidas entre los niveles de testosterona y la enfermedad son causales en lugar de correlativas, es decir, debido a los efectos del envejecimiento y la obesidad.

Los investigadores también descubrieron que tener niveles de testosterona más altos reduce el riesgo de diabetes tipo 2 en los hombres en un 14 %, y encontraron que la testosterona más alta aumentaba los riesgos de cáncer de próstata en los hombres y de cánceres sensibles a las hormonas en las mujeres, como el de mama o endometrio.

Los autores no justifican el uso de suplementos de testosterona hasta que se investigue su impacto en otras enfermedades.

El tratamiento con testosterona se utiliza para reducir los niveles en hombres y mujeres con ciertos tipos de cáncer; y en las mujeres para tratar los síntomas derivados del síndrome de ovario poliquístico. Sin embargo, existe una tendencia creciente en el uso de suplementos para tratar los signos del envejecimiento, como la función sexual y la pérdida de la libido.

Investigación