infodiabetico.com - Demuestran el peligro de un deficiente control de la diabetes

Demuestran el peligro de un deficiente control de la diabetes

El control de los niveles de azúcar en sangre y de hemoglobina glicosilada es clave para el control de la diabetes y necesario para prevenir sus complicaciones inmediatas y a largo plazo. Sin embargo, una investigación de la Clínica Mayo muestra que el control deficiente de la diabetes puede ser peligroso.

Este nuevo estudio, publicado en la revista BMJ Open Diabetes Research & Care, pone de manifiesto tendencias paradójicas en el sobretratamiento y el infratratamiento de los pacientes con diabetes.

En ocasiones, la diabetes puede ser controlada por medio de la dieta y el ejercicio, y en la mayoría de los casos, las personas también necesitan medicamentos o insulina para mantener el nivel de azúcar en sangre en un nivel saludable. Sin embargo, hay una línea muy fina entre un tratamiento suficiente para prevenir las complicaciones causadas por los altos niveles de azúcar en la sangre y un tratamiento excesivo que podría hacer que los niveles de azúcar en la sangre bajen peligrosamente, una condición conocida como hipoglucemia.

Lo ideal es que cada paciente tuviera objetivos y regímenes de tratamiento individualizados, defiende la doctora Rozalina McCoy, médico de atención primaria y endocrinóloga de la Clínica Mayo, y autora principal del estudio, quien ha explicado que "los pacientes mayores o con problemas graves de salud corren un alto riesgo de sufrir hipoglucemia, que, para ellos, es probable que sea mucho más peligrosa que un nivel de azúcar en la sangre ligeramente elevado", y ha añadido que "al mismo tiempo, los beneficios del tratamiento intensivo suelen tardar muchos años, incluso décadas, en materializarse. Así que muchos pacientes pueden ser tratados intensivamente y arriesgarse a sufrir hipoglucemia sin ningún beneficio real para ellos".

Lo contrario es cierto para las personas más jóvenes y saludables con diabetes, ya que estas personas son menos propensas a experimentar hipoglucemia severa y tienen más probabilidades de lograr mejoras significativas a largo plazo en la salud con una terapia intensiva para la diabetes. "

En su estudio, McCoy y sus colegas encontraron que las personas con diabetes en Estados Unidos a menudo reciben un tratamiento demasiado agresivo o no lo suficientemente agresivo, lo que lo hace aún peor es que los pacientes que son tratados intensivamente son los que tienen más probabilidades de ser perjudicados por ello. McCoy ha afirmado en este sentido que "al mismo tiempo, los pacientes que se beneficiarían de un tratamiento más intensivo no están recibiendo el cuidado básico que necesitan. La paradoja y el desajuste de la intensidad del tratamiento con las necesidades de los pacientes es realmente sorprendente".

Los investigadores utilizaron la información de los pacientes del Almacén de Datos de OptumLabs para llevar a cabo este estudio en el que se examinaron los registros de 194.157 pacientes con diabetes, observando los niveles de A1C y el uso de insulina y/o una sulfonilurea, un tipo de medicamento para la diabetes que estimula la producción de insulina, a través de múltiples grupos de edad y niveles de complejidad clínica.

El equipo se centró específicamente en las 16 comorbilidades especificadas en las directrices de la Asociación Americana de la Diabetes y del Departamento de Asuntos de los Veteranos como factores que justifican la relajación de los objetivos del A1C y el uso prudente de la insulina y las sulfonilureas.

El equipo de investigación encontró que los niveles más altos de A1C - con un promedio de 7,7 % - estaban entre las personas de 18-44 años y los niveles más bajos - con un promedio de 6,9 % - estaban entre las personas de 75 años y más. Además, los pacientes que no tenían comorbilidades tenían los niveles más altos de A1C - con una media de 7,4 % - mientras que los que tenían comorbilidades avanzadas, incluyendo demencia, cáncer o enfermedad renal terminal, mantenían los niveles más bajos de A1C, con una media de 7 %.

Esta relación antitética de sobretratamiento entre los que tienen menos probabilidades de beneficiarse y de subtratamiento en los casos en que un control más estricto hubiera significado la prolongación de la vida, se puso de manifiesto cuando los autores examinaron la proporción de pacientes que alcanzaron niveles muy bajos o muy altos de A1C mientras eran tratados con insulina.

Investigación