Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Una enzima contra la diabetes resulta eficaz frente al coronavirus

Investigadores de la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami (Estados Unidos) han sugerido que la enzima DPP4 presenta un objetivo interesante para futuras investigaciones contra el COVID-19, y que los inhibidores que posee podrían ayudar a algunos pacientes.

Según ha explicado Gianluca Iacobellis, autor de un artículo publicado en la revista Diabetes Research and Clinical Practice, “potencialmente tenemos un mecanismo de cómo el virus está entrando en el cuerpo. Y potencialmente tenemos una forma de poder inhibir parcialmente ese mecanismo. Deberíamos considerar ensayos clínicos para DPP4 para pacientes que tienen Covid-19 leve o moderado con diabetes tipo 2”.

El DPP4 se encuentra en todo el cuerpo, pero su actividad es solo parcialmente entendida. Esta enzima juega un papel importante en las respuestas inflamatorias y la regulación de la insulina.

Los inhibidores de la DPP4 aumentan la insulina y la secreción de GLP-1 y se recetan comúnmente a las personas que sufren de diabetes tipo 2. En la crisis actual, los pacientes con diabetes de tipo 2 corren un riesgo mucho mayor.

Basándose en investigaciones anteriores, realizadas en coronavirus anteriores, así como en un documento reciente que demuestra la interacción de la DPP4 con COVID-19, el doctor Iacobellis cree que la enzima puede desempeñar un papel significativo en estos resultados al interferir con la respuesta inmunológica.

El cuerpo está reaccionando exageradamente con esta respuesta inflamatoria al virus. Esto podría ser parcialmente mediado por el DPP4. El virus se une a la enzima y la actividad enzimática de la DPP4 sobreexpresa las citoquinas inflamatorias, exagerando la respuesta inflamatoria. Estudios previos, de SARS y MERS, mostraron que, si se bloqueaba la actividad de DPP4, había una reducción en la respuesta inflamatoria. Esto podría mejorar la respuesta inmune al virus”, ha señalado el investigado, quien ha explicado que los médicos necesitarán más datos antes de adoptar los inhibidores de DPP4 para tratar a los pacientes con COVID-19.

Por otra parte, las primeras pruebas han demostrado que estos medicamentos reducen la inflamación, por lo que el papel potencial de la enzima en un régimen terapéutico para la enfermedad merece un estudio más profundo. “Empezando con los pacientes de diabetes, deberíamos estar realizando estudios aleatorios para comprobar si el tratamiento de aquellos con síntomas leves o moderados mejora los resultados. Estas drogas son bien toleradas y pueden proporcionar un beneficio terapéutico”, ha concluido Iacobellis.

Investigación