Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Dar el pecho al bebé reduce el riesgo de diabetes en la madre

Un equipo de investigadores surcoreano ha descubierto que dar el pecho a los bebés puede reducir la incidencia y el riesgo de diabetes de la madre tras el parto, debido a que la lactancia materna aumenta la masa y la función de las células beta pancreáticas a través de la producción de serotonina, algo que mejora la salud metabólica de las madre.

Los embarazos suponen una carga metabólica elevada para las mujeres, que sufren un aumento de peso y una mayor resistencia a la insulina, lo que unido a varios factores propios de la madre, como antecedentes de diabetes gestacional, edad materna y obesidad, elevan aún más el riesgo de las mujeres de sufrir diabetes después del parto, siendo las mujeres que han tenido diabetes gestacional y/o partos repetidos una población con más probabilidades de soportar esta enfermedad.

Estudios epidemiológicos anteriores habían sugerido que la lactancia materna reducía las probabilidades de tener diabetes posparto, pero los mecanismos subyacentes a este beneficio eran desconocidos.

Según explica el portal de salud Alma, Corazón y Vida de El Confidencial, el estudio, llevado a cabo por investigadores del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea, de la Universidad Nacional de Seúl, la Universidad Nacional de Chungnam y de la Universidad de California, San Francisco (Estados Unidos), explica la biología que sustenta esta observación sobre los efectos beneficiosos de la lactancia.

En la investigación, publicada en la revista científica Science Translational Medicine, el equipo descubrió que la hormona secretora de la leche "prolactina" en las madres lactantes no sólo promueve la producción de leche, sino que también desempeña un papel importante en la estimulación de las células beta pancreáticas, que secretan insulina y que regulan la glucosa en sangre en el cuerpo.

Los investigadores también encontraron que la "serotonina", conocida por ser un químico que contribuye al bienestar y la felicidad, se produce en las células beta pancreáticas durante la lactancia. Esta serotonina actúa como un antioxidante y reduce el estrés oxidativo, haciendo que las células beta de las madres más saludables. La serotonina también induce la proliferación de células beta, aumentando así la masa de la célula beta y ayudando a mantener niveles adecuados de glucosa.

El equipo de investigación llevó a cabo exámenes de seguimiento de un total de 174 mujeres tras el parto, 85 que dieron el pecho a sus bebés y 99 que no, durante tres años. Los resultados demostraron que las madres que dieron lactancia materna mejoraron la masa y la función de las células beta pancreáticas, y mostraron una mejor homeostasis de glucosa con niveles de glucosa más bajos, lo que reduce el riesgo de diabetes posparto. Este efecto beneficioso se mantuvo después del cese de la lactancia, durante más de tres años después del parto.

Investigación