La microbiota intestinal aporta pistas para tratar la diabetes

La combinación individual de microorganismos en el tracto gastrointestinal humano proporciona pistas vitales sobre como se puede predecir, prevenir y tratar cualquier incidencia futura de diabetes, según ha demostrado un equipo de investigadores de la Universidad de Gotemburgo (Suecia).

La investigación describe pistas recientemente descubiertas en la microbiota sobre cómo las bacterias pueden contribuir a la diabetes tipo 2, ademásde predecir potencialmente quien desarrollará la microbiota intestinal del individuo, basada en esta enfermedad.

Los científicos, que han publicado la investigación en la revista Cell Metabolism, han descartado por otra parte la posibilidad de que la microbiota intestinal se haya visto afectada por la enfermedad o su tratamiento.

La mayoría de los estudios previos en este campo han comparado individuos sanos con pacientes, lo que ha provocado que las personas con niveles elevados de glucosa en sangre en ayunas o tolerancia reducida a la glucosa, enfermedad conocida como prediabetes, así como en personas con diabetes no tratada, vean como su microbiota intestinal cambia.

En este sentido, los resultados del estudio han evidenciado que la microbiota intestinal se puede utilizar para identificar a las personas con diabetes, evidenciando que la microbiota intestinal se puede utilizar para identificar a las personas con diabetes.

Además, se redujo el potencial de producir butirato en los participantes en el estudio, una sustancia formada principalmente por bacterias beneficiosas en los intestinos a medida que digieren las fibras dietéticas.

La coincidencia de los tipos de fibra con la microbiota específica o el desarrollo de probióticos de próxima generación para agregar bacterias faltantes podría permitir el desarrollo de nuevas terapias o prevención de la diabetes.

Los resultados del estudio confirman la imagen de que la microbiota intestinal interactúa con las funciones del cuerpo y las condiciones internas. El tracto intestinal contiene más de un kilo de bacterias importantes para nuestra salud, y en las  personas con diabetes tipo 2 parecen diferir de los de las personas sanas.

En este sentido, los expertos han destacado que “esperamos encontrar patrones e identificar qué componentes de la microbiota intestinal identifican a las personas cuyo riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 es elevado", al tiempo que esperan que "en el futuro, quizás podamos prescribir cambios dietéticos individualizados o desarrollar nuevos tipos de probióticos que puedan prevenir o incluso tratar la enfermedad”.

Investigación