Asocian marcadores de la diabetes en sangre con el Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad progresiva, en la que los síntomas de la demencia empeoran gradualmente a lo largo de varios años, y mientras que en sus primeras etapas la pérdida de memoria es leve, en su etapa tardía, los individuos pierden la capacidad de mantener una conversación y responder a su entorno.

Hasta la fecha se conocía que la diabetes es un factor de riesgo para el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer, sin embargo, aún se desconocen los mecanismos subyacentes.

En este sentido, la resistencia a la insulina se ha asociado con la acumulación de amiloide en individuos de mediana edad cognitivamente normales y en personas de mediana edad tardía, pero no en grupos de mayor edad.

Ahora, un grupo de neurólogos de la Universidad de Finlandia Oriental (Kuopio, Finlandia) ha investigado la asociación de los marcadores sanguíneos de la diabetes con la acumulación de beta-amiloide detectada en las tomografías por emisión de positrones en personas mayores con riesgo de demencia.

La población del estudio incluyó a 41 participantes de 60 a 77 años del Estudio Finlandés de Intervención Geriátrica para Prevenir el Deterioro Cognitivo y la Discapacidad (FINGER), que tenían datos disponibles sobre la resistencia a la insulina y los marcadores sanguíneos relacionados con la diabetes tipo 2.

El equipo analizó 12 marcadores relacionados con el metabolismo de la glucosa y los lípidos, con el instrumento de matriz de suspensión multiplex Bio-Plex Luminex 200, con el Panel Bio-Plex Pro Human Diabetes  y con el panel 2 plex de adiponectina, adipsina.

Los científicos, que publicaron el estudio en la revista Journal of Alzheimer's Disease, informaron que la edad media de los participantes fue de 71 años, el 51 % eran mujeres, el 15 % tenían diabetes, el 29 % eran portadores de APOE 4 y el 39 % tenían exámenes PiB-PET, y eran positivos para amiloide.

Alina Solomon, profesora asociada de neurología y medicina clínica y autora principal del estudio, ha explicado que “los resultados también podrían sugerir que, en personas con diabetes y patología vascular, puede ser necesaria una menor acumulación de amiloide en el cerebro para desencadenar la aparición de la demencia de Alzheimer”.

Los autores han concluido que la principal fortaleza de su estudio fue la evaluación de un ensayo completo de marcadores relacionados con la diabetes tipo 2 y con la IR en relación con la acumulación de β-amiloide cerebral observada en la PiB-PET, lo que no se había realizado anteriormente. 

Investigación