Relacionan el uso habitual de fármacos para el reflujo ácido con un mayor riesgo de padecer diabetes

El uso habitual de medicamentos para el reflujo ácido, conocidos como inhibidores de la bomba de protones (IBP), está relacionado con un mayor riesgo de desarrollar diabetes, según un nueva investigación publicada en la revista Gut, que concluye que cuanto más tiempo se toman estos medicamentos, mayor parece ser el riesgo, lo que ha llevado a los investigadores a aconsejar que las personas que toman estos medicamentos durante 2 años o más deben someterse a controles regulares de glucosa en sangre para detectar la diabetes.

Los IBP, que se utilizan para tratar el reflujo ácido, las úlceras pépticas y la indigestión, se encuentran entre los 10 medicamentos más utilizados en todo el mundo, y su uso a largo plazo se había relacionado con un mayor riesgo de fracturas óseas, enfermedad renal crónica, infecciones intestinales y cáncer de estómago.

Los investigadores querían saber si el uso generalizado de IBP y la alta prevalencia de diabetes podrían estar relacionados, y se basaron en la información proporcionada por 204.689 participantes (176.050 mujeres y 28.639 hombres) de 25 a 75 años de edad en el Estudio sobre la salud de las enfermeras de los Estados Unidos, que comenzó en 1976 (NHS); el NHS II, que comenzó en 1989, y el Estudio de seguimiento de los profesionales de la salud (HPFS), que comenzó en 1986.

Durante el período de seguimiento promedio de alrededor de 9 a 12 años en los tres grupos, a 10.105 participantes se les diagnosticó diabetes, y el riesgo absoluto anual de un diagnóstico entre los usuarios habituales de IBP fue de 7,44 / 1.000 en comparación con 4,32 / 1.000 entre los que no tomaron estos medicamentos.

Después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, como la presión arterial alta, el colesterol alto, la inactividad física y el uso de otros medicamentos, los que usaban IBP regularmente tenían un 24 % más de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que los que no lo hacían, y cuanto más tiempo se tomaban estos medicamentos, mayor era el riesgo de desarrollar diabetes, hasta el punto de que el uso de hasta 2 años se asoció con un aumento del riesgo del 5 %; mientras que el uso durante más de 2 años se asoció con un aumento del riesgo del 26 %.

Por otra parte, el riesgo disminuyó cuanto más tiempo había pasado desde que se detuvo. Además, un análisis adicional mostró que el riesgo de diabetes entre los usuarios de IBP no se vio afectado por el sexo, la edad, los antecedentes familiares de diabetes, el tabaquismo, la ingesta de alcohol, la dieta, la actividad física, el colesterol alto o el uso regular de medicamentos antiinflamatorios.

Sin embargo, si fue mayor entre los participantes que no tenían sobrepeso o que tenían presión arterial normal.

A modo de comparación, los investigadores analizaron el impacto potencial de los bloqueadores H2, otro tipo de fármaco utilizado para frenar el exceso de producción de ácido estomacal. El uso regular de estos medicamentos se asoció con un aumento del riesgo del 14 %, y de manera similar, el uso a largo plazo se asoció con un mayor riesgo, mientras que el tiempo transcurrido desde la interrupción se asoció con un riesgo menor.

Se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa, pero involucra a muchas personas cuya salud fue controlada durante un período relativamente largo. Además, un creciente cuerpo de evidencia sugiere que los cambios en el tipo y volumen de bacterias en el intestino pueden ayudar a explicar las asociaciones encontradas entre el uso de IBP y un mayor riesgo de desarrollar diabetes. 

Investigación