Descubren que la sitagliptina, un fármaco para reducir el azúcar en la sangre, mejora la supervivencia en pacientes con diabetes y COVID-19

La sitagliptina, un fármaco empleado habitualmente para reducir el azúcar en la sangre en pacentes con diabetes, también mejora la supervivencia en pacientes con diabetes hospitalizados con COVID-19, según un estudio observacional multicéntrico realizado en Italia.

Los pacientes que recibieron sitagliptina además de insulina tuvieron una tasa de mortalidad del 18 % en comparación con el 37 % de los pacientes que recibieron solo insulina.

Aunque el estudio fue retrospectivo y observacional, estos hallazgos, publicados en la revista Diabetes Care, han provocado un nuevo ensayo aleatorio controlado con placebo de sitagliptina.

 

El estudio, dirigido por Paola Fiorina, del Boston Children’s Hospital, ha involucrado a siete hospitales italianos durante el primer aumento de casos de COVID-19 la primavera pasada, y en la actualidad los investigadores se están preparando para inscribir pacientes en Europa.

Según ha explicado Fiorina, investigadora de diabetes de la división de nefrología del Boston Children’s y la Universidad de Milán, “creemos que es razonable probar la sitagliptina si un paciente ingresa en el hospital con diabetes tipo 2 y COVID. Estoy entusiasmado con nuestros hallazgos, porque todavía tenemos muy pocas opciones terapéuticas para los muchos pacientes diabéticos afectados por COVID”.

Según el mecanismo de acción de la sitagliptina, Fiorina y sus colegas creen que también podría funcionar en pacientes no diabéticos con COVID, y por eso, un ensayo controlado y aleatorizado para probar esta idea está avanzando hacia la aprobación regulatoria.

La sitagliptina es un fármaco oral que pertenece a una clase de fármacos conocidos como inhibidores de la DPP-4, que se prescribe a aproximadamente del 15 al 20% de los pacientes con diabetes tipo 2, fue aprobado por la FDA en 2006 y reduce el azúcar en sangre al bloquear el receptor de la enzima DPP-4, también conocida como CD26, lo que provoca un aumento en la producción de insulina.

Estudios recientes sugieren que DPP-4 también puede ayudar al SARS-CoV-2 a ingresar a las células respiratorias, ya que además de bloquear la DPP-4, tiene efectos antiindamatorios, reduciendo la producción de la citocina IL-6, que se sabe que contribuye a la “tormenta de citocinas” que puede causar complicaciones orgánicas en COVID-19.

La sitagliptina también puede tener otro beneficio, que no es otro que mantener bajo el azúcar en sangre. 

El estudio reclutó a 338 pacientes consecutivos con diabetes tipo 2 y neumonía COVID-19 que fueron ingresados en siete hospitales académicos en el norte de Italia desde el 1 de marzo hasta el 30 de abril de 2020. De estos, 169 recibieron solo insulina intravenosa para su diabetes y sirvieron como controles; los otros 169 recibieron sitagliptina además de insulina intravenosa.

Los dos grupos se emparejaron por edad y sexo, y sus resultados se analizaron retrospectivamente. La gravedad de la enfermedad, otras características clínicas y el uso de otros tratamientos para COVID-19 fueron similares en los dos grupos; pero en comparación con los controles, los pacientes que recibieron sitagliptina tenían una mortalidad reducida del 18 % frente al 37 %, y tenían más probabilidades de mejorar clínicamente.

 

Investigación