El efecto placebo eleva la glucosa si crees que comiste más azúcar

El poder del efecto placebo y de su contrario, el efecto nocebo, podría llegar a afectar a los niveles de glucosa de nuestra sangre si nos convencen de que estamos consumiento un producto con mucho azúcar, aunque no lo tenga.

En un reciente estudio dos grupos de personas consumieron bebidas con idénticos ingredientes (15 gramos azúcar) pero con etiquetas engañosas: las de un grupo indicaban 31 grs. azúcar y las de otro 0 grs.... el resultado fue que el grupo que creía que había consumido más azúcar experimentó una elevación de glucosa.

En concreto, 30 participantes que tenían diabetes tipo 2 consumieron bebidas que tenían ingredientes idénticos pero que exhibían etiquetas de información nutricional engañosas. Al menos tres días antes de que los participantes llegaran al laboratorio, recibieron un paquete de formularios e instrucciones, que incluían una breve encuesta sobre sus afecciones médicas, un diario de glucosa diario, una tabla de fluctuación de glucosa e instrucciones de ayuno.

Para asegurarse de que estuvieran familiarizados con sus propias fluctuaciones de glucosa en sangre, se les pidió a los participantes que registraran sus niveles de glucosa en sangre antes y después de cada comida y que completaran una tabla de cambios diarios de glucosa en sangre durante tres días antes del experimento.

A lo largo del estudio, los niveles de glucosa en sangre medidos cuatro veces antes y después del consumo de bebidas mostraron que los niveles de glucosa en sangre aumentaron cuando los participantes crreyeron que la bebida tenía un alto contenido de azúcar.

Además, los comportamientos alimentarios individuales y la satisfacción nutricional estaban relacionados con cambios en los niveles de glucosa en sangre.

Estos hallazgos indican que los procesos psicológicos pueden influir en los niveles fisiológicos, aunque el papel de los procesos cognitivos y de percepción en el metabolismo todavía se subestima.

Los hallazgos sugieren que los programas de intervención psicológica pueden ser importantes para el control de la diabetes, más allá de los programas actuales en los que la diabetes se gestiona solo con dieta, ejercicio y medicamentos.

Investigación