Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Detectan diabetes sin diagnosticar a través de hemoglobina glucosilada

El umbral para el diagnóstico de diabetes se basa en la relación entre los resultados de las pruebas de tolerancia a la glucosa, la glucosa en ayunas o la hemoglobina glucosilada (HbA1c) y complicaciones como problemas de retina. La HbA1c tiene la ventaja de que no se requiere ayuno y los resultados son más estables, pero tiene la desventaja de que la prueba es más costosa que la medición de la glucosa en sangre.

Así las cosas, un grupo de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter (Exeter, Reino Unido), analizaron datos de 216.644 participantes del Biobanco del Reino Unido con historias clínicas de atención primaria disponibles y una HbA1c medida en el momento del reclutamiento, y definieron a los participantes sin un diagnóstico de diabetes, en el momento del reclutamiento, como aquellos que no reportaron diabetes por sí mismos o que no tenían indicios de diabetes en sus historias clínicas de atención primaria antes del reclutamiento.

Para los participantes con diabetes no diagnosticada, el equipo calculó el tiempo que se demoró el diagnóstico clínico de diabetes en sus historias clínicas de atención primaria, definido como el primer código de diagnóstico de diabetes, una HbA1c de al menos 48 mmol/mol (6,5%) o una formulación de medicamentos hipoglucemiantes.

Los investigadores, cuyo estudio fue presentado en el congreso anual virtual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, informaron que, dentro de la cohorte, a 2.022, o el 1 %, se les detectó una diabetes no diagnosticada en el cribado con HbA1c. En comparación con aquellos con una HbA1c de menos de 48 mmol/mol, los individuos con una HbA1c de al menos 48 mmol/mol en el cribado eran estadísticamente mayores (edad promedio, 61 años versus 58 años) tenían obesidad (IMC promedio, 31 kg/m2 versus 26,6 kg/m2) y fueron más frecuentemente hombres que mujeres (60% versus 45%).

Del 82 % de los participantes con diabetes no diagnosticada que tenían historias clínicas de atención primaria que cubrían el período posterior al reclutamiento, la mediana del tiempo hasta el diagnóstico clínico fue de 2,3 años, y en el 23 % no se diagnosticó a los 5 años de seguimiento.

Katie Young, investigadora asociada postdoctoral y autora principal del estudio, ha explicado en este sentido que “el hecho de que, en promedio, el programa de detección identificara a estas personas dos años antes que sus médicos, fue bastante sorprendente para nosotros y sugiere que el cribado podría mejorar los resultados de los pacientes permitiendo que las intervenciones en el estilo de vida y el tratamiento de la diabetes comiencen mucho antes”.

 

Investigación