Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

El 75 % de los diabéticos podría padecer disfunción eréctil

La disfunción eréctil podría afectar al 75 % de los hombres con diabetes, debido a las alteraciones de esta enfermedad sobre el endotelio vascular y la afectación de la microvascularización generalizada que provoca esta enfermedad, según ha informado la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN)-Sociedad Española de Diabetes (SED)

Según el máximo responsable de la Unidad de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva de la UGC Urología del Hospital Reina Sofia de Córdoba y presidente de la Asociación de Sociedades Iberoamericanas de Andrología (ANDRO), Rafael Prieto Castro, "en hombres con diabetes, este problema de salud se presenta en pacientes más jóvenes y su abordaje es más complejo, necesitando un control adecuado del perfil glucémico, ya que afecta a la calidad de vida del paciente, por lo que es importante investigar siempre su presencia y que el paciente comprenda que su tratamiento pasa por un control adecuado de la diabetes".

A juicio de este especialista, dada su alta prevalencia y la necesidad de detectarla, los especialistas en Endocrinología y Nutrición, "el planteamiento holístico de esta enfermedad mejora, sin duda, no solo la salud sexual del individuo, sino también el control glucémico, ya que el paciente entiende que un adecuado control de la diabetes es esencial para mejorar su calidad de erección".

En la misma línea, el presidente de la SED, Antonio Pérez, ha recordado que la disfunción pulmonar y la insuficiencia cardiaca son otras comorbilidades de la diabetes tipo 2, y ha explicado que "los pacientes con diabetes tienen una reducción de la capacidad pulmonar de, aproximadamente, un 10 por ciento. Por otro lado, la diabetes es un factor de riesgo y pronóstico muy importante de la insuficiencia cardiaca", al tiempo que avisaba de que hay una "clara relación" entre el grado de control de la diabetes y la aparición y evolución de estas complicaciones.

Por su parte, la presidenta de la SEEN, Irene Bretón, ha defendido que el profesional médico que hace el seguimiento al paciente con diabetes debería tener conocimiento de todos aquellos aspectos relacionados con el abordaje de la enfermedad, así como de sus complicaciones o comorbilidades para poder intervenir de manera precoz y hacer una evaluación y tener una visión completa del paciente.

Para ello, la coordinadora del área de Nutrición de la SEEN y responsable de la Unidad de Nutrición clínica y dietética del Complejo Asistencial Universitario de León, María Ballesteros Pomar, ha destacado la importancia de la atención multidisciplinar, bien coordinada, estructurada y eficiente entre distintos profesionales sanitarios, de forma que "un trabajo presentado recientemente en la Reunión Anual de la European Association for the Study of Diabetes (EASD) demuestra que tener una mayor capacidad de ejercicio se asocia con una reducción del 25-33% de la mortalidad por cualquier causa en personas con diabetes tipo 2".

En concreto, el ejercicio físico mejora la sensibilidad a la insulina, inhibe algunas citoquinas proinflamatorias y reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, a pesar de su importancia, la prescripción del ejercicio físico tiene margen de mejora. "Desgraciadamente, en la actualidad no contamos en nuestros equipos con suficientes profesionales con especial dedicación a este tema. Los médicos especialistas en Medicina Física y Rehabilitación y los fisioterapeutas son quienes tienen la mayor capacitación para todo lo relacionado con la actividad y el ejercicio físico, pero sería importante también incorporar a los graduados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en nuestros equipos multidisciplinares para poder abordar mejor las patologías metabólicas y nutricionales", ha manifestado Ballesteros.

Según la especialista, la motivación del paciente para que cumpla con el ejercicio prescrito debe comenzar por la motivación de los profesionales, de forma que "si nosotros estamos convencidos de la importancia de su incorporación en nuestras estrategias terapéuticas, será más fácil que motivemos a los pacientes. Y no es suficiente con una recomendación genérica tipo 'camine más', sino que debemos concretar al paciente qué esperamos que haga y repasar en cada consulta médica el cumplimiento. Es importante individualizar para cada persona su prescripción de ejercicio, para que los objetivos sean realistas y noten los beneficios lo antes posible sin frustrarse ante metas inalcanzables".

Investigación