Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Comer huevos cada día aumenta un 60 % el riesgo de padecer diabetes

Dicen los expertos en nutrición que ingerir un huevo al día cubre todas las necesidades de proteínas de la mayoría de las personas, sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad de Australia del Sur ha demostrado que el consumo de uno o dos huevos diarios puede aumentar el riesgo de diabetes.

Este trabajo, publicado en la revista British Journal of Nutrition, dirigido por el doctor Ming Li, apoyado especialistas de la Universidad Médica de China y de la Universidad de Qatar, ha sido el primero en evaluar el consumo de huevos en una muestra grande de adultos chinos: 8.545 voluntarios con una edad promedio de 50 años, que participaron en la Encuesta de Salud y Nutrición de China.

Entre los años 1991 y 2009, los investigadores encontraron que el consumo promedio diario de huevos aumentó continuamente de 16 gramos en 1991-93 a 26 gramos en 2000-04 y 31 gramos en 2009; al tiempo que e consumo internacional de huevos durante el mismo período fue de 33,65 g/día en Europa; 28,43 g/día en América; 20,56 g/día en Asia; 18,20 g/día en Oceanía (incluida Australia) y 5,93 g/día en África.

Haciendo una media, en el mundo, se consumen nada menos que 21,45 g/día de huevo... sin embargo, lo más destacado es que los científicos encontraron que las personas que consumían regularmente uno o más huevos por día, equivalente a 50 gramos, aumentaban su riesgo de diabetes en un 60 %.

Con la prevalencia de la diabetes en China que ahora supera el 11 %, por encima del promedio mundial del 8,5 %, esta enfermedad se ha convertido en un grave problema de salud pública, que tiene además un impacto económico significativo, ya que representa el 10 % del gasto sanitario mundial: unos 760 mil millones de dólares.

El doctor Ming Li ha reconocido que “la dieta es un factor conocido y modificable que contribuye a la aparición de la diabetes tipo 2, por lo que es importante comprender la gama de factores dietéticos que podrían afectar la creciente prevalencia de la enfermedad”, y ha destacado que “en las últimas décadas, China ha experimentado una transición nutricional sustancial, que ha visto a muchas personas alejarse de una dieta tradicional que comprende granos y verduras, a otra más procesada que incluye mayores cantidades de carne, bocadillos y alimentos ricos en energía. Al mismo tiempo, el consumo de huevos también ha aumentado constantemente”.

 

Investigación