Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Los enfermos con hígado graso no alcohólico tienen mayor riesgo de padecer diabetes

Las personas diagnosticadas de esteatosis hepática con fibrosis avanzada (Nafld) presentan un mayor riesgo de diabetes e hipertensión, según han constatado investigadores del Ciberehd en el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBiS), mediante un estudio que demuestra que la denominada enfermedad del hígado graso no alcohólico puede jugar un "papel catalítico" en el desarrollo de comorbilidades asociadas al síndrome metabólico, como la diabetes tipo 2, hipertensión arterial y dislipemia.

La esteatosis hepática metabólica es una de las principales hepatopatías a nivel mundial, afectando a más del 20 % de la población adulta en los países occidentales, y actualmente es la tercera causa de indicación de trasplante hepático. La mayoría de los pacientes con Nafld tiene al menos una de las características del síndrome metabólico, que se caracteriza por la aparición conjunta de varios factores de riesgo cardiovascular, entre ellos hipertensión, resistencia a la insulina y cambios en los lípidos.

En este nuevo estudio, un grupo de investigadores de la Universidad de Sevilla (US) confirma, que la enfermedad hepática metabólica puede preceder también al desarrollo de diabetes mellitus tipo 2 y otros componentes del síndrome metabólico. Para ello, se hizo un seguimiento durante más de cinco años a un total de 178 pacientes metabólicamente sanos al inicio del estudio, a los que se había diagnosticado esteatosis hepática metabólica.

Los doctores Ampuero y Romero, que han coordinado el estudio, han señalado que "nuestros resultados confirman que esta patología puede jugar un papel catalítico en el desarrollo de diversas comorbilidades, como la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial y dislipemia". De esta manera, un 9 % de los pacientes desarrollaron diabetes tipo 2, un 8,4 % hipertensión arterial, un 9,6 % HDL bajo, y un 23,6 % hipertrigliceridemia, a lo largo de los cinco años de seguimiento.

En el análisis combinado de las variables del estudio, también se observó que "las tasas de incidencia anual de diabetes mellitus tipo 2 e hipertensión arterial fueron superiores en pacientes con fibrosis significativa y obesidad", han subrayado los investigadores. Así las cosas, pacientes con fibrosis avanzada presentaron un riesgo cuatro veces superior de desarrollar diabetes e hipertensión.

Investigación