Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

El 20 % de los diabéticos ingresados por Covid-19 fallece en menos de un mes

La última actualización del estudio Coronado sobre pacientes diabéticos ingresados con Covid-19 ha revelado que uno de cada 5 fallece dentro de los 28 días tras su ingreso hospitalario.

 

Los primeros resultados de este estudio, correspondiente al mes de mayo de 2020, y con un tamaño de muestra más pequeño, mostraron que el 10 % de los pacientes con diabetes y Covid-19 fallecía dentro de los 7 días posteriores a su ingreso hospitalario.

En este estudio, publicado en la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, se han analizado en total los casos de 2.796 pacientes de 68 centros de Francia en los que un 64 % eran hombres y la edad media era de 70 años, entre los que se encontraron complicaciones diabéticas microvasculares y macrovasculares en el 44 % y el 39 % de los participantes, respectivamente, factores que influyen en un mayor riesgo de muerte.

Los resultados muestran que en 28 días, un 50 % de los pacientes recibieron el alta hospitalaria, tras una estancia de media de 9 días ingresados. Por otro lado, el 21 % falleció, el 12 % continuaba ingresado y el 17 % restante había sido trasladado a otros centros hospitalarios.

El estudio ha concluido de esta manera que “varios factores, como la edad, la terapia para la diabetes con metformina y una mayor duración de los síntomas al ingreso se asociaron con una mayor probabilidad de alta hospitalaria”.

En cambio, complicaciones microvasculares, tratamientos con anticoagulantes, dificultad para respirar en el momento del ingreso, niveles anormales de enzimas hepáticas, niveles más altos de glóbulos blancos estaban relacionados con un mayor riesgo de muerte.

Además, el estudio ha concluido que “los pacientes cuya diabetes se trataba regularmente con insulina (estado avanzado de la diabetes) tenían un 44 por ciento más de riesgo de muerte en comparación con los que no se trataban con insulina”.

A esto hay que añadir un hallazgo que los expertos califican como inusual, puesto que los pacientes tratados con estatinas para el colesterol alto tenían un 42 % más de riesgo de muerte, algo que sobre lo que los autores aclaran que “dado que se trata de un estudio observacional, es difícil sacar conclusiones definitivas sobre cualquier relación con las estatinas. o cualquier otro tratamiento”.

Por último, añadieron que el objetivo de este estudio es ayudar a una clasificación de estos pacientes para aumentar los niveles de supervivencia entre los diabéticos. En este sentido, han afirmado que “la identificación de variables favorables asociadas con el alta hospitalaria y las variables desfavorables asociadas con la muerte puede llevar a la reclasificación del paciente y ayudar a utilizar los recursos de manera adecuada según el perfil individual del paciente".

Investigación