Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Descubren que un medicamento para la diabetes podría ser útil para tratar el VIH

Un grupo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, ha descubierto que el fármaco metformina, que hasta ahora era tomado únicamente por personas con diabetes, es útil para tratar a pacientes con VIH.

 

De esta manera, el estudio publicado en la revista Nature Immunology, revela que la metformina suprime la replicación del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en unas células inmunes llamadas CD4, por lo que también sería eficaz contra esta enfermedad.

Cuando el VIH infecta este tipo de células provoca un proceso clave en la producción de energía química de las células que hace que las células infectadas se repliquen, cosa que podría evitar la metformina, pues así lo han observado en los resultados de este estudio hecho en cultivos celulares y en experimentos con ratones.

Cuando apareció la enfermedad muchas personas morían a causa de esta, que se desarrollaba hasta su última fase, el SIDA, y deterioraba el sistema inmune de los infectados hasta acabar con su vida. Ahora el VIH se ha convertido en una enfermedad crónica, que si bien no lleva a la muerte, tampoco puede curarse.

Pero muchos de los medicamentos que se utilizan para tratar el virus de la inmunodeficiencia humana son nocivos para la salud, lo que quiere decir que por una parte ayudan a controlar la infección por este virus, pero a su vez provocan otros daños en el cuerpo de los pacientes, algo bastante complejo, pues hablamos de personas que sufren un síndrome que deteriora su sistema inmunitario y, por lo tanto, tienen tendencia a contraer otro tipo de infecciones.

Por esa razón, en muchas ocasiones los 38 millones de personas que padecen la enfermedad tienen que tomar estos medicamentos de forma intermitente, haciendo parones.

Así pues, los científicos se han visto obligados a trabajar en otro tipo de fármacos que no debiliten más la salud de unas personas que ya de por sí no cuentan con un sistema inmunitario fuerte, para lo que están trabajando en vacunas que los pacientes deberán inyectarse con meses de diferencia y en fármacos que no atacan al virus directamente, sino que trabajan para que las células no se infecten.

De este modo es como han dado con la metformina, un fármaco para la diabetes que no trata de acabar con el virus, sino que evita que esas células CD4, las más potentes en cuanto a propagación del VIH por el cuerpo, se repliquen.

Investigación