Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Detectar la diabetes en las mujeres evita tener que tratarlas a ellas y a sus hijos en el futuro

La detección y el tratamiento precoz en las mujeres con diabetes evita complicaciones, no solo a corto plazo, sino también a largo plazo, por el riesgo metabólico y de calidad de vida que la diabetes gestacional conlleva.

 

La endocrinóloga Alejandra Durán Rodríguez-Hervada, del Hospital San Rafael, ha destacado la importancia de controlar la diabetes desde el principio, al señalar que “detectar y tratar ahora la diabetes en la mujer evitará que las tratemos a ellas y a sus hijos en el futuro”.

Durán ha realizado estas declaraciones en el marco del XXXII Congreso de la Sociedad Española de Diabetes, que ha puesto de manifiesto la consecuencias de la pandemia para los pacientes con diabetes, entre ellos las mujeres con diabetes.

En su exposición, Durán ha tratado sobre “Qué aporta la HbA1c en el diagnóstico de la diabetes gestacional”, explicando en qué consiste la prueba de hemoglobina glicosilada (HbA1c), sencilla y crucial en el diagnóstico y seguimiento de las personas con diabetes, y que refleja el control metabólico crónico de los tres últimos meses y está sometida a menos “variabilidad” que la determinación de glucemia.

La HbA1c tiene un papel complementario de control metabólico durante el seguimiento de la gestación y como predictor en el posparto, pero de momento no sustituye a la glucemia basal o tras SOG en el diagnóstico.

Las repercusiones de las hipoglucemias maternas repetidas sobre el feto son sobre todo a expensas de una restricción de crecimiento, que puede contribuir a incrementar el riesgo de síndrome metabólico en la descendencia. Así lo ha explicado Irene Vinagre Torres, endocrinóloga en la Unidad de Diabetes del Hospital Clínico de Barcelona.

En el caso de las repercusiones maternas de las hipoglucemias, la doctora ha asegurado que “tienen mayor envergadura” y “son potencialmente más graves”, sobre todo por accidentes, fracturas y alteraciones cardíacas o neurológicas. “La pérdida de percepción de las hipoglucemias en las gestantes con DT1 puede incrementar el riesgo de preeclampsia y de recién nacidos con distrés respiratorio”, ha dicho, para añadir que “las hipoglucemias graves durante la gestación incrementan el riesgo de hipoglucemias graves maternas en el posparto”.

Según esta doctora, las estrategias para prevenir las hipoglucemias graves y de repetición durante el embarazo, como el control gestacional de la diabetes en las mujeres, la determinación de la percepción de las hipoglucemias y el uso de tecnología son de vital importancia, ya que “la infección sintomática de la COVID-19 se asocia a malos resultados en el embarazo y la diabetes. Además, la diabetes gestacional se asocia a la Covid-19”.

En este sentido, Mercedes Codina, endocrinóloga del Hospital Universitario Son Espases, ha explicado que, durante la pandemia, se ha reorganizado la asistencia a las gestantes con diabetes gestacional y pregestacional, al tiempo que mencionaba al Grupo Español de Diabetes y Embarazo (GEDE), que propone una alternativa diagnóstica de la diabetes gestacional para centros en los que no sea posible la estrategia habitual usando dos parámetros: HbA1c o glucemia basal o al azar.

Investigación