Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

La diabetes tipo 2 en la infancia podría causar complicaciones a largo plazo

La diabetes tipo 2 desarrollada durante la infancia y adolescencia, podría producir serias complicaciones a largo plazo, según se desprende de las conclusiones del estudio Treatment Options for type 2 Diabetes in Adolescents and Youth (Today2), en el que se ha analizado el avance de esta enfermedad en más de 550 jóvenes a lo largo del tiempo.

 

La investigación, que ha sido publicada en la revista New England Journal of Medicine, y liderada por el profesor de la Universidad de Colorado y director médico del Hospital Pediátrico de Colorado, Phil Zeitler, se enfocó en las complicaciones asociadas a la diabetes tipo 2 y reveló que, durante 15 años, hubo una disminución constante en el control de la glucosa de los pacientes.

Según el estudio, un 67 % de los jóvenes tenían presión arterial alta; el 52 % presentaba dislipidemia (niveles altos de grasa en la sangre); un 55 % sufría enfermedad renal; alrededor del 32 % tenía evidencias de enfermedad nerviosa; y el 51 % padecía enfermedad ocular. Asimismo, un 28% de las personas estudiadas presentaban mayor riesgo de desarrollar complicaciones con el tiempo.

Esta probabilidad crecía en el caso de los jóvenes pertenecientes a un grupo racial minoritario y aquellos con niveles altos de glucosa y grasa en sangre, así como presión arterial alta.

De esta manera, se comprobó que la diabetes tipo 2 iniciada en la juventud está asociada a un aumento de complicaciones derivadas como enfermedades oculares, renales, nerviosas y otras comorbilidades como infartos, enfermedades cardíacas o amputaciones, llegando a afirmar que la diabetes tipo 2 tiene un impacto mayor de lo que se pensaba en los niños y adolescentes, pues favorece el desarrollo de complicaciones a largo plazo en el 80 % de pacientes.

En este sentido, Zeitler ha asegurado que “es fundamental que los gobiernos, los responsables de las decisiones políticas y los sistemas de salud estén preparados para lo que esto significa para la atención médica: pérdida de años productivos, descenso de la esperanza de vida, impacto en las familias, desempleo… Y también costes directos: mucho dinero gastado en estos niños en diálisis, medicación, bypass cardíaco y más”, y ha concluido tajante que “esta no es la diabetes tipo 2 de la abuela”.

Así las cosas, Zeitler ha apostillado que "esto está ocurriendo tan rápido como en adultos, de hecho, potencialmente más rápido”, y con respecto a los jóvenes diagnosticados con diabetes que han convivido con la enfermedad durante alrededor de 10 años, y que han sufrido algunas de estas complicaciones mientras aún estaban en los veintitantosm ha detallado que, como se trata de una enfermedad con la que van a convivir durante más tiempo, “necesitamos tener un buen control glucémico lo antes posible”.

Este experto ha concluido que es difícil para los niños y adolescentes cambiar su estilo de vida, pues muchas veces viven en ambientes familiares "desafiantes", pero ha reconocido que “el estudio es tan revelador que rápidamente se tradujo en recomendaciones de tratamiento”.

La investigación científica y analizar más casos, es crucial para saber más sobre la diabetes tipo 2 y así mejorar el pronóstico de la enfermedad. En este sentido, Zeitler ha asegurado que “a pesar del aumento en la incidencia de la diabetes tipo 2 durante la juventud, aún hay pocos datos para guiar el tratamiento”, y ha concluido que “si queremos hacer algún tipo de prevención, debemos tener una mejor idea de quién está en riesgo”.

Investigación