Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Desarrollan una app para prevenir la diabetes y el cáncer de piel

Prevenir enfermedades crónicas, como la diabetes o el cáncer de piel, mediante la creación de una aplicación móvil que acerque la medicina personalizada a la población, y de forma gratuita, es el objetivo del proyecto europeo Warifa, en el que participan investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

 

Entre estos investigadores se encuentra Gustavo Marrero Callicó, miembro del Instituto de Microelectrónica Aplicada (IUMA) que trabaja, a través de la inteligencia artificial, en crear algoritmos para la app que permitan detectar los factores de riesgo de cada persona para evitar que enferme.

Según ha indicado Marrero Callicó, encargado de introducir la electrónica para monitorizar los hábitos cotidianos de cada persona, «el objetivo es generar una app o aplicación para el móvil, absolutamente gratuita para quien quiera descargársela, para hacer un seguimiento de su estado de salud. Se basa fundamentalmente en la prevención, aunque también sirve para que personas que ya tengan diabetes o un melanoma, puedan evitar que la enfermedad empeore».

Warifa, cuyo lema es Vigilando los factores de riesgo: La inteligencia artificial y la prevención de enfermedades crónicas, es un proyecto de investigación financiado por el programa de la Unión Europea Horizonte 2020, en el que participa la ULPGC , a través del IUMA y del Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias (Iuibs), dirigida a disminuir el riesgo de las enfermedades no transmisibles, que actualmente constituyen las principales causas de muerte en el mundo.

El proyecto comenzó el 1 de enero del presente año 2021 y su consorcio internacional incluye un total de 12 socios de seis países -España, Noruega, Rumanía, Italia, Irlanda y_Finlandia-, que aportan el conocimiento en múltiples campos como son la tecnología de inteligencia artificial, telemedicina, medicina preventiva, medicina clínica, epidemiología, sociología, psicología, bioestadística, comunicación y difusión.

La aplicación, que será gratuita, podrá detectar los factores de riesgo específicos de cada usuario. Según ha indicado el investigador del IUMA, "esta herramienta de evaluación de riesgos está basada en el procesamiento automático tanto de datos generados por el usuario como de big data almacenados en un sistema central, a través de la cual se informará a los ciudadanos sobre el riesgo de desarrollar una determinada enfermedad de la que antes no tenían conocimiento, o sobre una ya conocida con el fin de que la patología no empeore"; y ha añadido que «la Comisión Europea está muy interesada en la salud de sus ciudadanos, lo cual es muy importante porque luego repercute en bajar el gasto en salud pública. Si somos capaces de dar buenas recomendaciones a la gente, y que estas las siga, disminuiremos el número de personas que enferman y el gasto sanitario».

La herramienta Warifa incluye también la posibilidad de asesorar a las personas que están en riesgo de contraer varias enfermedades al mismo tiempo, de forma que las recomendaciones que abordan las diferentes dolencias se fusionarán y equilibrarán para evitar consejos contradictorios.

Otra de las características del proyecto, en la que trabajan los investigadores del IUMA es la de conseguir que las personas lleven a cabo las recomendaciones de la app, a través de herramientas de gamificación que contribuyan a captar el interés del usuario mediante el juego. «Hoy en día hay muchas aplicaciones que simplemente dan consejos para mejorar la salud -camina, no comas demasiado…-, lo difícil es que la gente lo haga, y para eso estamos trabajando en el uso de técnicas de gamificación, de forma que la persona vea progresos, que sea una app atractiva de utilizar y efectiva», ha explicado el especialista.

Además, los usuarios serán motivados para mejorar los hábitos poco saludables mediante un abanico de recomendaciones sobre buenas elecciones de estilo de vida.

La tecnología contempla técnicas para garantizar que las personas sigan las recomendaciones, al tiempo que los investigadores del IUMA aportan al proyecto los algoritmos de inteligencia artificial, y trabajan en recopilar todas las bases de datos que hay dispersas por el mundo, con el propósito de combinarlas adecuadamente, de cara a lograr identificar en qué condiciones mejora cada usuario y en cuáles no, aprendiendo del entorno y de la persona.

El proyecto Warifa contempla el diseño de una aplicación con una interfaz gráfica fácil de usar que ayudará a evaluar la necesidad de medidas preventivas de forma individual y centrada en la persona, con un conjunto de recomendaciones sobre el estilo de vida del individuo de acuerdo con su perfil de riesgo personalizado, desarrollado por la tecnología de inteligencia artificial.

En el caso de que la app detecte un riesgo muy elevado, se recomendará al usuario que se ponga en contacto con su médico; pero Warifa podría jugar un papel importante para limitar la saturación del sistema de salud y así disminuir los costes económicos relacionados.

La parte médica del proyecto en la ULPGC, la coordina Ana Wagner, investigadora del Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias (Iuibs) y especialista en diabetes, que contribuirá a buscar cuáles son las enfermedades y factores de riesgo relevantes desde el punto de vista de la salud, la evidencia científica respecto a las recomendaciones, y adaptarlo tanto a las necesidades como a las preferencias de los usuarios.

El grupo de Wagner aporta además una amplia experiencia en diabetes tipo 1, para ayudar a personas diabéticas a afrontar el día a día.

Según el investigador principal del proyecto, Thomas Schopf, del Centro de Investigación en Cibersalud de Noruega, esta será una herramienta de autocontrol y de recomendaciones personalizadas de medidas preventivas para adoptar hábitos más saludables y un mejor estilo de vida que permita que «los ciudadanos que son conscientes de los riesgos para su propia salud tengan posibilidades de prevenir estas enfermedades cambiando los comportamientos de riesgo».

Investigación