Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Relacionan las drogas psicodélicas, la diabetes y las enfermedades cardíacas

Un reciente estudio asegura que las personas que han tomado algún tipo de droga psicodélica de origen natural, como por ejemplo hongos, suelen tener una menor incidencia de enfermedades cardíacas y diabetes.

 

Se trata de una asociación que puede parecer sorprendente, aunque lo cierto es que los autores de la investigación advierten que, a pesar de haber encontrado esta relación, no pueden saber si se trata de una correlación o una conexión causal.

Tampoco se sabe si las personas con acceso a psicodélicos tienden a llevar estilos de vida que están relacionados con la salud cardiometabólica; pero en todo caso, los autores del estudio sospechan que hay cierta conexión entre el consumo de psicodélicos y determinados estilos de vida más saludable a través de cambios de comportamiento.

A lo largo de los siglos la medicina tradicional ha incluido en sus recetas plantas y hongos con propiedades psicodélicas, a los que se les atribuye propiedades sanadoras de la mente y el espíritu, de forma que observando una relación entre el consumo de productos psicodélicos, la medicina natural y un estilo de vida sano, se puede entender mejor la conclusión sobre el menor riesgo de tener diabetes o enfermedades cardíacas.

El estudio encuentra una fuerte asociación entre el uso de por vida de psicodélicos clásicos y tasas más bajas de enfermedad cardiovascular y diabetes; pero hay que remarcar que solamente establece una correlación, lo que quiere decir que nadie debería pensar que el uso de psicodélicos es una buena manera de prevenir enfermedades cardíacas o diabetes.

El autor principal del estudio, el Dr. Otto Simonsson, ha explicado que “todavía sabemos muy poco sobre los efectos a largo plazo de los psicodélicos clásicos en la salud física. Estamos en los primeros días".

Este estudio se basó en datos de la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud 2015-2018, que incluyó respuestas de 171.766 adultos en los Estados Unidos de al menos 18 años. El uso de psicodélicos se asoció con un 23 % menos de probabilidad de enfermedad cardíaca y un 12 % menos de probabilidad de diabetes.

Entre las conclusiones, que se han publicado en la revista Scientific ReportsTrusted Source, destca que las sustancias psicodélicas clásicas se dividen en tres clases, cada una con estructuras y mecanismos de acción similares. Sin embargo, todas actúan principalmente como agonistas de la fuente confiable del receptor de serotonina 2A.

En concreto, las tres clases de sustancias son:

  • Triptamina, que incluye DMT, ayahuasca, que contiene DMT, y psilocibina de hongos.
  • Lisergamidas, que incluye únicamente la dietilamida del ácido lisérgico, o LSD.
  • Fenetilaminas, que incluye la mescalina o el peyote

 

Dado el uso medicinal de psicodélicos a lo largo de la historia de la humanidad, los científicos comenzaron a mediados del siglo XX a probar su valor potencial en el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo y la adicción, a menudo con resultados alentadores. Sin embargo, en la década de los 70, con el abuso en el consumo de estas sustancias, estas ganaron mala fama y se redujo la investigación científica sobre sus hipotéticos beneficios para la salud.

Ahora los psicodélicos se vuelven a defender y a estudiar los psicodélicos; y en 2000, la Universidad Johns Hopkins fue la primera en recibir la aprobación reglamentaria para la investigación psicodélica, que incluía voluntarios sanos.

Investigación