Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Analizan el tratamiento con olanzapina y aripiprazol que podría aumentar el riesgo de desarrollar diabetes

Un reciente trabajo realizado en colaboración por tres grupos del CIBERDEM, y coordinado por la investigadora Ángela Martínez Valverde, ha analizado los efectos de dos fármacos antipsicóticos de segunda generación con distinta estructura química: la olanzapina y el aripiprazol, utilizados con frecuencia para el tratamiento de la esquizofrenia.

Algunos estudios ya habían han asociado el tratamiento crónico con estos fármacos con el desarrollo de diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico, con una mayor susceptibilidad en las mujeres, pero ahora, los resultados de este trabajo publicados en la revista Diabetologia, han mostrado que el tratamiento crónico con olanzapina o aripiprazol en ratonas, se manifestaba con alteraciones metabólicas que incluían ganancia de peso, intolerancia a la glucosa y disminución en la secreción de insulina, aunque los mecanismos responsables de estas alteraciones fueron específicos para cada fármaco.

Según ha explicado la Dra. Martínez Valverde, jefa de grupo del CIBERDEM en el Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols, un centro mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid, "por un lado, los efectos de la olanzapina en el páncreas parecen ser consecuencia del fenotipo obesogénico. Por otro lado, el aripiprazol, que indujo mayores alteraciones metabólicas, aumentó la síntesis de serotonina en los islotes pancreáticos de las ratonas que recibieron tratamiento con este fármaco, estando este efecto asociado con un aumento de la expresión del enzima triptófano hidroxilasa 1 (TPH1)".

Los autores del trabajo observaron además una hipertrofia de las células beta y una mayor masa de las mismas que concurría con una mayor activación de la vía mTORC1/S6. En este sentido, la investigadora ha explicado que "a pesar de que ambos antipsicóticos indujeron aumento de peso y disfunción de las células beta, lo que provocó intolerancia a la glucosa, el aripiprazol tuvo un efecto más potente en términos de alteraciones metabólicas, probablemente como resultado de su capacidad para modular el sistema serotoninérgico", para añadir que "los efectos metabólicos nocivos de estos antipsicóticos en la función de los islotes deben tenerse en cuenta al tratar a los pacientes, ya que estos fármacos pueden aumentar el riesgo de desarrollar síndrome metabólico y diabetes".

Los estudios ex-vivo en islotes tratados con aripiprazol demostraron que la inhibición de la secreción de insulina era debida a una reducción de la entrada de calcio, y que los defectos en la secreción de insulina por el aripiprazol se prevenían con el co-tratamiento con un inhibidor de la TPH1.

Los autores defienden, que "es necesario un mayor conocimiento sobre los mecanismos por los cuales la olanzapina y el aripiprazol alteran la funcionalidad de las células beta para poder prevenir el desarrollo de diabetes en personas a las cuales se les administran estos medicamentos".

El trabajo ha sido llevado a cabo gracias a la colaboración de los grupos del CIBERDEM en el IIB Alberto Sols liderados por Ángela Martínez Valverde y Mario Vallejo, y por el grupo de Ángel Nadal en la Universidad Miguel Hernández.

Investigación