Desarrollan un parche de insulina que se pega dentro de la mejilla

Un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Lille (Francia) ha desarrollado un prototipo de parche cargado de insulina que no requiere de ninguna aguja para su implante en la piel, sino que se adhiere al interior de la mejilla.

 

De este modo, la administración del medicamento se haría de un modo mucho menos invasivo y menos incómodo, convirtiéndose en el principal método que han avalado los científicos franceses, tras manejar otras opciones como la administración a través de la piel con lociones en forma de gel.

Así las cosas, según indican, la piel ejerce de barrera y origina que la insulina entre demasiado lento en el organismo. Sin embargo, el interior de la boca sirve por ser una membrana muy fina, aproximadamente un cuarto del grosor de la piel, lo que la convierte en un lugar potencial para que los fármacos entren fácilmente en el torrente sanguíneo.

Las personas se inyectan la insulina principalmente con bolígrafos o jeringuillas, o se implantan bombas semipermanentes, unos métodos invasivos e incómodos que requieren la eliminación segura de las agujas o de los residuos biológicos y condiciones de esterilidad. Por este motivo, la investigadora francesa Sabine Szunerits y sus colegas querían comprobar si un material que habían desarrollado previamente, una alfombra de fibra de polímero que se activa con el calor para liberar fármacos, podía adherirse al revestimiento de la mejilla y administrar insulina.

Los investigadores empaparon primero pequeños cuadrados de una alfombra de nanofibras, hecha de fibras electrohiladas de poli(ácido acrílico), B-ciclodextrina y óxido de grafeno reducido, en una solución con insulina durante tres horas. A continuación, el equipo aplicó los parches cargados de insulina en los revestimientos de las mejillas y las córneas de los cerdos.

El calentamiento del material con un láser de infrarrojo cercano durante 10 minutos a 122F, activó el material y liberó insulina en los dos tipos de membranas varias veces más rápido que a través de la piel. Además, los investigadores colocaron los parches in vivo dentro de las mejillas de tres cerdos insulinodependientes.

Los revestimientos de las mejillas no mostraron ninguna irritación ni cambios visuales por el calor del láser; y en cuanto se activó el material, los niveles de azúcar en sangre de los cerdos disminuyeron. Simultáneamente, los niveles de insulina en plasma de los animales aumentaron, lo que, según los investigadores, es una prueba de concepto de que esta plataforma preliminar es eficaz para hacer llegar la insulina al torrente sanguíneo.

Por último, seis voluntarios humanos se colocaron una versión placebo del parche dentro de sus mejillas, y dijeron que se sentían cómodos durante un periodo de dos horas. Los investigadores afirman que su siguiente paso es realizar más estudios preclínicos del prototipo en modelos animales.

Investigación