IXA4, el compuesto experimental que protege de los cambios metabólicos y previene la diabetes

Un compuesto experimental llamado IXA4 y probado en ratones, es capaz de activar una vía de señalización natural que les protege de los cambios metabólicos dañinos provocados por el sobrepeso y la obesidad que normalmente conducen a quienes los sufren a padecer diabetes.

 

Es sobradamente conocida la estrecha relación entre obesidad y diabetes tipo 2, y este precisamente es el motivo por el que cobra especial relevancia el hallazgo de un grupo científicos del Instituto Scripps Research (EEUU), que han realizado una serie de pruebas tempranas prometedoras como forma de una nueva estrategia que en un futuro no muy lejano podría usarse para prevenir o tratar la diabetes.

Este frupo de científicos, que ha publicado los resultados de su trabajo en la revista Nature Communications, probaron un compuesto experimental denominado IXA4 en ratones obesos., para demostrar que activa una vía de señalización natural que protege a los animales de los cambios metabólicos dañinos provocados por la obesidad, que normalmente conducirían a la diabetes.

Según ha detallado Luke Wiseman, de Scripps Research, "pudimos activar esta vía tanto en el hígado como en el páncreas con este único compuesto, y eso se sumó a una mejora general significativa en la salud metabólica de los animales obesos". Por su parte, Enrique Saez, coautor del trabajo, ha afirmado que "esta es la primera vez que alguien ha demostrado que una pequeña molécula que activa esta vía de esta manera funciona para tratar la enfermedad en un animal vivo".

El estudio fue una colaboración entre los laboratorios de Saez y Wiseman, ambos profesores en el Departamento de Medicina Molecular del Scripps Research, que han impulsado esta investigación que demuestra que el sobrepeso y la obesidad aportan una pérdida de la regulación normal del azúcar en la sangre y traen consigo una multitud de problemas de salud, incluidos mayores riesgos de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular, enfermedad renal, daño a los nervios, degeneración de la retina y algunos tipos de cáncer.

Durante varios años, el laboratorio de Wiseman ha estado estudiando una vía de señalización que involucra dos proteínas llamadas IRE1 y XBP1. Cuando se activa por cierto tipo de estrés celular, estas proteínas alteran la actividad de una gran cantidad de genes, incluidos muchos metabólicos, en un esfuerzo por reducir dicho estrés.

Estudios previos habían sugerido que la actividad de esta vía, al menos a corto plazo, puede proteger el hígado y las células grasas de la 'tensión' causada por la obesidad, que puede dañar estas células de manera que promueven la diabetes. Sin embargo, la vía IRE1/XBP1s no es un objetivo directo de fármacos para la diabetes. I

Además, investigaciones anteriores han demostrado que mantener IRE1/XBP1 encendido de forma crónica termina dañando las células, provocando inflamación y empeorando la disfunción metabólica general.

En el nuevo estudio, los investigadores demostraron que un compuesto que identificaron hace unos años, IXA4, activa IRE1/XBP1 durante unas pocas horas a la vez, usándolo para tratar ratones obesos debido a una dieta rica en grasas y calorías. Después de solo ocho semanas, los ratones tratados habían mejorado el metabolismo de la glucosa y la actividad de la insulina, presentando menos acumulación de grasa e inflamación en el hígado y ninguna pérdida de células productoras de insulina en el páncreas, en comparación con los ratones obesos no tratados.

El problema es que IXA4 puede llegar solo a un conjunto limitado de tejidos, incluidos el hígado y el páncreas, por lo que el equipo ahora está desarrollando otros compuestos que pueden ingresar a un conjunto más amplio de células, incluidas las células grasas.

Investigación