Desarrollan un cacao que protege de problemas cardíacos asociados a la diabetes

Un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han desarrollado una mezcla de cacao y algarroba sin azúcar que protege frente a la miocardiopatía diabética, una de las principales causas de mortalidad entre los pacientes diabéticos, siendo el estrés oxidativo y la inflamación los principales contribuyentes a su desarrollo.

 

La investigación, publicada en la revista Antioxidants, ya ha sido probada en un modelo animal de diabetes y abre la puerta a tratamientos que combinen el cuidado de la diabetes y la función cardíaca.  

Ciertos componentes de la dieta poseen actividades antioxidantes y antiinflamatorias destacadas, lo que podría ayudar a combatir estos efectos. Según ha indicado indica la investigadora principal del estudio, María Ángeles Martín, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN-CSIC) e integrante del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM, ISCIII), “los compuestos bioactivos de la dieta, como los polifenoles, han recibido gran atención en los últimos años por su demostrada eficacia en la prevención de enfermedades cardiovasculares sin efectos secundarios adversos”.

Entre los alimentos más ricos en polifenoles, unos potentes antioxidantes con efectos beneficiosos frente a enfermedades cardíacas, neurodegenerativas o incluso el cáncer, destaca el cacao, de forma que unos 100 gramos en polvo aportan hasta 3.448 miligramos de polifenoles. Se trata de un alimento altamente nutritivo, que  rebosa fibra y minerales; por lo que se le ha vinculado tradicionalmente con beneficios destacados para la salud, incluyendo el cuidado del corazón.

Sin embargo, el cacao es amargo y poco agradable al paladar, por lo que se suele mezclar con azúcar, y a medida que este pierde pureza, también pierde sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y cardioprotectoras. Es aquí donde cobra sentido la utilización de la algarroba, que es rica en polifenoles y fibra ha demostrado ser una buena opción para combinar con el cacao y generar una mezcla con un alto contenido de compuestos bioactivos y con un sabor menos amargo.

Así las cosas, este nuevo cacao parece capaz de prevenir la disfunción cardiaca derivada de la diabetes, como se ha demostrado en los ensayos, destacando su potencial, solo o en terapia con medicamento, para el tratamiento de la miocardiopatía diabética.

Para comprobarlo el equipo científico, donde también han participado investigadores del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES, ISCII) y de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), alimentó a ratas diabéticas y con obesidad con una dieta de mezcla de cacao y algarroba, rica en flavonoides. Mientras que parte de los roedores siguió esta alimentación durante 12 semanas, otra parte la tomó en combinación con metformina, un medicamento para la miocardiopatía diabética.

Los animales mejoraron los niveles de glucosa en sangre, tanto en ayunas como después de las comidas. Igualmente, la mezcla de cacao y algarroba protegió al corazón del aumento del estrés oxidativo y la inflamación asociados a la diabetes tipo 2, lo que evitó el desarrollo de la miocardiopatía diabética”, ha explicado Martín.

Además, los investigadores comprobaron que la mezcla combinada con metformina mejoró la protección frente a complicaciones cardíacas.

Investigación