Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Consumir grasas saturadas contribuye al empeoramiento de la diabetes

Científicos de la Facultad de Medicina Lee Kong Chian de la Universidad Tecnológica de Nanyang (Singapur) han descubierto una nueva vía celular que demuestra que las grasas saturadas contribuyen al desarrollo de la diabetes y podrían empeorar la enfermedad, lo que demostraría su papel en el ámbito de las enfermedades metabólicas.

 

Mediante experimentos con células de ratón cultivadas en laboratorio y con ratones alimentados con una dieta rica en grasas saturadas, este grupo de científicos descubrió que los ácidos grasos saturados pueden degradar una proteína llamada FIT2, desencadenando una cadena de acontecimientos moleculares que hacen que las células productoras de insulina pierdan su función y mueran.

Cuando estas células mueren, la capacidad del cuerpo para secretar suficiente insulina en respuesta a los carbohidratos se ve afectada, lo que da lugar a la diabetes. Sin embargo, los científicos descubrieron que restaurar parcialmente los niveles de FIT2 en las células productoras de insulina, podría ayudar a mitigar el daño causado por las grasas saturadas.

Estos resultados, publicados en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), apuntan al potencial de aumentar la producción de FIT2 en el organismo como nuevo método para controlar la diabetes inducida por la dieta.

Los científicos señalan en el estudio la importancia para los pacientes diabéticos de moderar su consumo de carne y lácteos, además del azúcar y los carbohidratos, ya que la grasa saturada se encuentra en altas cantidades en las carnes rojas, las carnes procesadas y los productos lácteos.

Según ha detallado el autor principal de esta investigación, Yusuf Ali, “los estudios han identificado la grasa saturada como la grasa no saludable que conduce a la diabetes, pero los mecanismos no están claros. Nuestro estudio confirma este vínculo y traza una vía a través de la cual se produce. También identificamos una nueva proteína a la que podríamos dirigirnos con nuevas terapias para ayudar a controlar la enfermedad. En cuanto a la nutrición, los resultados sugieren que los pacientes diabéticos que recurren a las proteínas en lugar del arroz blanco podrían tener que vigilar su consumo de grasas saturadas, que se encuentran en altos niveles en las carnes rojas y otros productos cárnicos y lácteos”.

Investigación