Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Asocian un mal control de la diabetes con más riesgo de padecer un primer infarto o ictus

El estudio retrospectivo de 7 años de seguimiento REPRESENT, desarrollado por la farmacéutica Lilly, estima la incidencia de un primer infarto de miocardio (IM), o ictus en pacientes con diabetes en España, en la población global y en subpoblaciones con o sin enfermedad cardiovascular previa, e identifica los factores pronósticos de aparición de un primer evento de IM o ictus en estos pacientes.

 

Se trata de un estudio retrospectivo observacional de seguimiento a lo largo de 7 años, que se presentó en el XXXIII Congreso de la Sociedad Española de Diabetes (SED) celebrado recientemente en Las Palmas, y que sugiere que es posible reducir el riesgo de este tipo de acontecimientos en personas con diabetes, ahora que se conocen los factores de riesgo que comparten aquellos pacientes que lo han llegado a desarrollar: aquellos con enfermedad cardiovascular previa, varones, mayores de 50 años y con un mal control de su diabetes.

Según ha explicado el doctor Ignacio Conget, jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico de Barcelona, la mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2 tienen un riesgo cardiovascular alto o muy alto", a lo que ha añadido que “la mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2 tienen un riesgo cardiovascular alto o muy alto, lo que significa que debemos utilizar lo antes posible cualquier estrategia capaz de modificar esa condición, y eso incluye el uso de fármacos que hayan demostrado valor añadido en la prevención de enfermedad cardiovascular en esa población tenga o no tenga ese antecedente”.

En una cohorte de 24.000 pacientes con diabetes en España y una mediana de seguimiento de 7 años, la incidencia de un primer IM y primer ictus fue mayor en pacientes con enfer,edad cardiovascular previa que en aquellos sin ella.

Este estudio destaca la importancia de dos variables: por un lado, implementar estrategias dirigidas a reducir el riesgo cardiovascular como seguir una alimentación equilibrada y realizar cierta actividad física ajustada a la situación y, por otro, intensificar de forma precoz el tratamiento para alcanzar el objetivo de HbA1c.

Sobre este parámetro, artículos recientes han demostrado que el control estricto y temprano de la glucemia es importante para la prevención de complicaciones a largo plazo y para la reducción de la mortalidad, ya que con frecuencia, la falta de intensificación de la terapia repercute negativamente en el manejo de la glucemia en pacientes con diabetes de tipo 2.

Como resultado, los pacientes tienen un deficiente control glucémico durante mucho tiempo, lo que afecta a su calidad de vida y causa complicaciones.

Los datos de este estudio de evolución ponen de manifiesto que es necesario combatir los posibles factores que contribuyen a la inercia terapéutica en el manejo de la diabetes de tipo 2 por su impacto para el paciente.

Los datos indican también que existe una oportunidad para la prevención, ya que en el estudio, el 44,7 % de los pacientes tenían una HbA1 alta y la mayoría no tenía enfermedad cardiovascular inicialmente.

Eeste estudio observacional retrospectivo ha utilizado la base de datos de historias clínicas electrónicas de IQVIA en España para identificar pacientes adultos con diabetes entre enero de 2013 y diciembre de 2015, recién o previamente diagnosticados.

Investigación