Descubren que la empagliflozina podría reducir a la mitad el riesgo de hospitalización por insuficiencia cardiaca

Un estudio de práctica clínica real en adultos con diabetes ha demostrado que la empagliflozina, un fármaco de la Alianza de Boehringer Ingelheim y Lilly para la diabetes, podría reducir hasta un 50 % el riesgo relativo de hospitalización por insuficiencia cardiaca.

 

Los resultados del estudio de práctica clínica real EMPagliflozin compaRative effectIveness and SafEty (EMPRISE) muestran que empagliflozina reduce en un 50% el riesgo relativo de hospitalización por diagnóstico primario de insuficiencia cardiaca, en comparación con inhibidores de la dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4) y un 30 % frente a los agonistas del receptor del péptido similar al glucagón 1 (GLP-1), dos clases de terapias que reducen la glucosa en adultos con diabetes tipo.

Estos resultados se han presentado en el marco de las Sesiones Científicas del Congreso de la Asociación Americana de Diabetes en Nueva Orleans (EE.UU), desde donde Elisabetta Patorno, coinvestigadora del estudio y doctora en farmacoepidemiología y farmacoeconomía en el Hospital Brigham and Women's y profesora asociada de Medicina en la Escuela de Medicina de Harvard, ha dicho que “la insuficiencia cardiaca está presente hasta en el 30% de los casos de personas con diabetes tipo 2. Por ello es fundamental que los profesionales sanitarios cuenten con tratamientos que demuestren efectividad a nivel cardiovascular como parte de la atención clínica habitual”, para añadir que “estos resultados, que llegan tras cinco años de EMPRISE y muestran que esta molécula se asoció con un menor riesgo de hospitalización por insuficiencia cardiaca y muerte, son datos alentadores para los adultos con diabetes tipo 2 y sus equipos médicos”.

El fármaco de la Alianza de Boehringer Ingelheim y Lilly, también se asoció con una reducción del 40 % en el riesgo relativo de muerte por todas las causas, en las personas con cobertura médica en Estados Unidos.

En la población general de EMPRISE, el medicamento se asoció con una reducción del 12 % del riesgo relativo de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular, en comparación con los inhibidores de DPP-43, y cuando se comparó con agonistas del receptor GLP-1, el fármaco se asoció con riesgos similares de infarto, accidente cerebrovascular y mortalidad por todas las causas.

Así las cosas, los resultados de este tratamiento fueron consistentes para las personas con y sin enfermedad cardiovascular, mostrando una reducción del riesgo relativo del 35 % en hospitalización por insuficiencia cardiaca, en comparación con placebo en adultos con diabetes y enfermedad cardiovascular establecida.

Según Waheed Jamal, M.D., vicepresidente corporativo y director de Medicina Cardiometabólica de Boehringer Ingelheim, "la hospitalización por insuficiencia cardiaca tiene un impacto muy real en la calidad de vida de los pacientes, y las hospitalizaciones recurrentes también se traducen, en general, en peores desenlaces", para añadir que "estamos encantados de que el estudio EMPRISE haya destacado que nuestro fármaco, en comparación con otros medicamentos, pueda reducir la necesidad de hospitalización por insuficiencia cardiaca, así como el total de muertes de personas con diabetes tipo 2. Son datos alentadores para los más de 60 millones de personas que viven con afecciones cardio metabólicas en todo el mundo".

Investigación