Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Las tasas de amputaciones por diabetes en EEUU varían en función del lugar

amputaciondiabetesLas tasas de amputaciones de pies y piernas en los diabéticos de Estados Unidos varían enormemente según el sitio donde viven. Unos 26 millones de estadounidenses son diabéticos y a unos 65.000 se les amputó un miembro inferior en el 2006, el año de las últimas estadísticas disponibles. Los resultados de este estudio, publicado en la revista Diabetes Care, sugieren que en algunas partes del país, esa tasa podría hasta duplicar el promedio nacional, por lo menos entre los adultos mayores.

La amputación es una complicación de la diabetes, una enfermedad que causa daño nervioso en el tiempo. Cuando la persona pierde sensibilidad en los pies y las piernas, puede sufrir una lesión con más facilidad y es menos propensa a darse cuenta hasta que la lesión está infectada. Esas heridas son difíciles de curar porque la diabetes reduce la circulación sanguínea a las piernas.

En los casos más graves, los médicos preferirían amputar el pie o la pierna para evitar una infección sistémica peligrosa. El estudio halló que en el 2008, ciertos lugares de Arkansas, Louisiana, Mississippi, Oklahoma y Texas registraron las tasas más altas de amputaciones asociadas con la diabetes en los beneficiarios de la cobertura federal Medicare (siete u ocho de cada 1.000), comparado con la tasa nacional (4,5 de cada 1.000) del mismo año.

Y ciertas áreas, como Arizona, Florida, Michigan y Nueva México, registraron tasas especialmente bajas. Allí, la tasa de amputaciones en adultos mayores diabéticos fue de 2,4 a 3,5 de cada 1.000.

"La tasa de amputaciones realmente varía mucho", dijo el doctor David J. Margolis, de la University of Pennsylvania en Filadelfia. Factores como la prevalencia de la diabetes, la cantidad de personas con úlceras diabéticas en los pies, el ingreso económico promedio y la mezcla étnica de cada zona, explicarían en parte la variación geográfica, pero no toda.

Margolis advirtió que las tasas relativamente altas de amputaciones en ciertas regiones no quieren decir necesariamente que sean muy elevadas. "No sabemos si se están haciendo 'demasiadas' de esas cirugías. Por lo que sabemos, se estaría haciendo la cantidad necesaria", indicó. No existen guías unificadas sobre cuándo realizar una amputación en pacientes con úlceras diabéticas graves, de modo que todo depende de la decisión del médico y de cada paciente.

Los resultados surgen de los registros del período 2006-2008 en una base de datos de Medicare, el programa nacional de cobertura médica para adultos mayores de Estados Unidos. Cada uno de esos años, unos 5 millones de beneficiarios tenían diabetes. Por ahora, los expertos en diabetes aseguran que los pacientes pueden tomar medidas para proteger las extremidades.

Investigación