Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Cuando se padece cetoacidosis diabética...

Como consecuencia de la formación de cuerpos cetónicos en el organismo de manera no controlada o excesiva, puede originarse lo que se denomina cetoacidosis que, cuando se produce en una persona con diabetes, se denomina cetoacidosis diabética, una complicación grave de la diabetes mal controlada que se caracteriza por acidez metabólica, presencia de cuerpos cetónicos en la sangre y niveles altos de glucosa así como muy bajos de insulina en el organismo.

Debido a que los cuerpos cetónicos se producen como consecuencia de la oxidación de grasas, cuando se lleva una dieta keto esto es lo que permite perder peso y se induce voluntariamente. No obstante, en quienes tienen diabetes, esta cetosis excesiva se ocasiona como consecuencia de que la glucosa que se ingiere no puede ser usada por las células del cuerpo debido a la falta de insulina o a la incapacidad del cuerpo de responder a dicha hormona.

Se trata de una complicación mucho más frecuente en quienes tienen diabetes tipo 1 y su cuerpo no produce insulina, mientras que suele ser inusual y menos agresiva cuando se presenta en quienes tienen diabetes tipo 2.

Para que en el organismo de una persona con diabetes se produzcan cuerpos cetónicos en exceso y se desarrolle la cetoacidosis diabética, pueden presentarse factores causales como:

  • Olvido de dosis de insulina que lleva a que la glucosa no pueda usarse por el cuerpo como fuente de energía y se inicie la cetosis
  • Enfermedades infecciosas u otras que elevan las necesidades de insulina o alteren el efecto de esta hormona
  • Estrés que eleva los niveles de cortisol y puede incrementar las necesidades de insulina
  • Medicamentos determinados o drogas como la cocaína
  • Abuso de alcohol que pueden interferir en la acción de la insulina o incrementar su necesidad en el organismo, así como estimular la cetosis

Una dieta rica en hidratos de calidad podría ayudar a controlar la diabetes tipo 1, por lo que es importante reconocer lo antes posible sus síntomas, entre los que destacan:

  • Hiperglucemia constante y síntomas de la misma como necesidad de orinar frecuentemente o sed excesiva
  • Dolor abdominal, náuseas y vómitos
  • Confusión, desorientación y falta de aire
  • Mal aliento por la presencia de cuerpos cetónicos en el organismo

Ante la detección de cuerpos cetónicos en orina y acidez metabólica, resulta importante administrar, progresivamente y con cuidado, insulina, agua y electrolitos que favorezcan el regreso a una situación normal sin ocasionar una hipoglucemia, hipopotasemia o una baja considerable en los niveles de potasio, o bien, el tan temido edema cerebral que puede resultar mortal.

Si bien la cetoacidosis diabética suele ocurrir muchas veces sin que las personas conozcan que tienen diabetes, una vez que tenemos el diagnóstico de la enfermedad resulta importante su control adecuado. Es decir, una vez que sabemos que tenemos diabetes además de controlar los niveles de glucosa mediante un estilo de vida adecuado, resulta clave realizar mediciones frecuentes de glucemia así como ajustar las dosis de insulina en función de éstas y de situaciones eventuales.

Cuando tenemos diabetes es fundamental estar preparados para actuar en casos de emergencia, para lo que será aconsejable tener siempre algún contacto de urgencias médicas u otro que nos ayude a resolver en situaciones especiales, como puede ser el inicio de una cetoacidosis diabética.

Organizaciones