Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Cuatro de cada diez diabéticos ingresados, lo hacen a causa de una enfermedad cardiovascular

Un 40 % de los ingresos hospitalarios de personas con diabetes en el área de Medicina Interna tiene su origen en una enfermedad cardiovascular, bien sea por una insuficiencia cardiaca, en el 20 % de los casos, o por ictus, cardiopatía isquémica o enfermedad arterial periférica; según ha reconocido la vicepresidenta primera de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), la doctora Juana Carretero.

La doctora hizo estas declaraciones en el marco de la mesa redonda titulada “Riesgo cardiometabólico: ¿Dónde empieza y dónde acaba?”, celebrada con motivo del 41 Congreso Virtual de SEMI, que ha contado con la colaboración de Novo Nordisk y la participación de diversos expertos en la materia, y donde el doctor del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico Universitario de Valencia, el profesor Josep Redon, ha afirmado que la resistencia a la insulina “es uno de los principales factores determinantes del riesgo cardiometabólico, junto a la inflamación de bajo grado, la elevación de la presión arterial o la alteración de los niveles de lípidos en la sangre (dislipemia)”, para abundar en que “todo ello son factores que favorecen el desarrollo de enfermedad cardiovascular, enfermedad renal y diabetes tipo 2”.

Los expertos han coincidido en que es “fundamental” actuar de forma precisa desde el principio, cuando hay factores de riesgo de tener este síndrome cardiometabólico, como es el caso de la diabetes. En este sentido, la doctora Carretero ha insistido en la necesidad de que hay que dirigirse hacia una medicina de precisión en el tratamiento de la diabetes tipo 2: “hacemos un abordaje integral del paciente y sabemos que hay múltiples condiciones metabólicas intermedias que hacen que una persona desarrolle este tipo de diabetes; por tanto, tenemos que intentar unir estas condiciones con las alteraciones genéticas para darle el mejor tratamiento posible”.

Por su parte, el doctor Redon ha recordado que “en la vida fetal ya se producen cambios epigenéticos que establecen toda una serie de alteraciones que van a ir conjugándose con otros elementos de la vida cotidiana, como la dieta o la actividad física”, para añadir que “todo ello favorece el sobrepeso, la obesidad y, en consecuencia, el desarrollo de riesgo cardiometabólico".

En lo que respecta al tratamiento, la doctora Carretero ha llamado la atención sobre la disponibilidad de muy buenas opciones terapéuticas cardiometabólicas.

Organizaciones