Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Control glucémico y revisiones, las claves para prevenir los problemas en la vista de los diabéticos

Aunque la retinopatía diabética (RD) es una de las principales complicaciones visuales que pueden desarrollar las personas con diabetes a lo largo de su vida, también es una complicación que se puede prevenir gracias a un diagnóstico precoz y a revisiones periódicas, sumadas a un buen control glucémico prolongado en el tiempo para evitar daños en los vasos sanguíneos de la retina y que la enfermedad progrese al desarrollo del edema macular diabétic.

 

En lo que se refiere a su prevalencia, el edema macular diabético (EMD) afecta a entre un 1 % y un 3 % de población con diabetes y supone la primera causa de ceguera en este grupo de pacientes. En cuanto a la incidencia de la retinopatía diabética (RD) ha aumentado a la par que la diabetes, hasta tal punto que en los últimos 15 años se ha multiplicado por tres, y actualmente es una de las principales causas de pérdida de visión y discapacidad visual en adultos en España.

Por estos motivos, desde la Federación Española de Diabetes (FEDE), han iniciado en colaboración con Novartis una nueva fase de la campaña Abre los Ojos, en la que cuentan con los profesionales sanitarios, y que dará comienzo con la celebración de un Focus Group de pacientes que han padecido estas complicaciones durante el V Congreso Nacional de FEDE.

El objetivo de este encuentro es analizar las consecuencias derivadas de la RD y el EMD, la percepción y experiencia en la atención sanitaria a estas, así como el impacto físico y emocional en la persona que lo ha padecido.

A partir de aquí, se seguirá trabajando para que las personas con diabetes sepan cómo prevenir la RD, acudiendo periódicamente a las revisiones oftalmológicas, y así evitar la aparición de esta complicación, que evoluciona a lo largo de los años y que puede terminar con la pérdida parcial o total de la vista a causa de un EMD.

En este sentido, los expertos han recordado que las personas con diabetes tipo 1 y bajo riesgo de desarrollar RD, pueden esperar cinco años para hacer el primer screen; mientras que aquellas con diabetes tipo 2 deben acudir a la primera prueba en el momento del diagnóstico, con una periodicidad anual que puede demorarse a dos o tres años si el paciente cuenta con un buen control de la patología.

En esta línea, Juan Francisco Perán, presidente de FEDE, ha recordado que “gracias a una buena educación diabetológica y a campañas como ‘Abre los Ojos’, los pacientes con diabetes cuentan con herramientas para la prevención de complicaciones visuales como la RP, que puede causar ceguera, con la consiguiente pérdida de calidad de vida”.

De esta manera, gracias a la formación y las revisiones oftalmológicas, no sólo se previenen complicaciones visuales, sino también otras afecciones tales como las enfermedades cardiovasculares.

Organizaciones