Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Logran un consenso para mejorar la atención a personas con insuficiencia cardiaca en la Comunidad Valenciana

La insuficiencia cardiaca es una de las enfermedades crónicas con mayor impacto sanitario y económico a nivel global, y en ocasiones está directamente relacionada con la diabetes.

 

En España, la insuficiencia cardiaca (IC) supone casi el 4 % del coste sanitario total, alcanzado los 2.500 millones de euros cada año, de forma que es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el sistema sanitario español, siendo responsable del 5 % de los ingresos hospitalarios . Tan solo en la Comunidad Valencia, se diagnostican anualmente más de 14.000 nuevos casos.

Se trata de una enfermedad del corazón que impide que éste tenga capacidad suficiente para bombear la sangre y por lo tanto de hacer llegar suficiente oxígeno y nutrientes al resto de los órganos, pudiendo generar dificultad para respirar o fatiga, entre otros síntomas. Factores como la calidad en la atención durante la estancia hospitalaria, el seguimiento del paciente y un plan de cuidados tras el alta, pueden ayudar a aumentar la calidad de vida de quienes la padecen, así como, favorecer un modelo más sostenible para el sistema sanitario, al reducir la carga asistencial.

Bajo estos objetivos, Boehringer Ingelheim impulsa una serie de sesiones que buscan reflexionar sobre los retos y áreas de mejora en la atención sanitaria de esta patología en la Comunidad Valenciana. Esta iniciativa forma parte del programa Modelos Asistenciales de atención al paciente con Insuficiencia Cardiaca (MAIC), impulsado por la compañía, para promover un abordaje integral y multidisciplinar que mejore la asistencia a pacientes con IC en España.

En concreto, este ciclo de encuentros, que se desarrollará hasta finales de año, aborda las conclusiones de MAIC en base a las particularidades del sistema sanitario valenciano y a la situación de la IC en la Comunidad. Las sesiones mantienen un enfoque multidisciplinar, contando con la participación de gestores sanitarios y médicos de Atención Primaria, Cardiólogos, Internistas, Nefrólogos y enfermeros especializados en IC.

Estos grupos de expertos trabajarán conjuntamente para la creación de un documento de consenso sobre la situación de la IC en la Comunidad Valenciana, que servirá de apoyo para implementar los aspectos de mejora identificados y con ello optimizar el manejo de la patología.

Según ha explicado Julio Núñez, cardiólogo del Hospital Clínico de Valencia, “en la Comunidad Valencia, la IC tiene una prevalencia de alrededor del 5% en los pacientes de más de 60 años, un porcentaje que se eleva hasta el 15% en grupos de edad superior a los 75 años”, al tiempo que afirmaba que “estos talleres son un paso importante para reflexionar acerca de los retos que existen en el abordaje de la enfermedad y cómo debemos organizarnos para lograr un programa asistencial mucho más eficiente”.

Junto al consenso de los profesionales implicados, la iniciativa incorporará el punto de vista de los pacientes con IC. Para ello, se realizarán una serie de entrevistas que ayudarán a identificar cuáles son los puntos de mejora en su implicación dentro del proceso clínico, en su día a día con la enfermedad, en los distintos circuitos asistenciales y en el seguimiento tras el ingreso hospitalario.

El proyecto MAIC está muy bien enfocado para la mejora de la asistencia a los pacientes con insuficiencia cardiaca. La implicación de las Asociaciones de Pacientes permite tener en cuenta las experiencias de las personas que conviven con la IC y promover el intercambio de información para obtener un único objetivo, que pueda ser positivo para todos”, ha afrmado Miguel Montés, representante de la Asociación de Enfermedades Cardíacas y Anticoagulantes de Ontinyent.

Estas conclusiones quedarán recogidas en un documento que estará a disposición de las autoridades sanitarias y recopilará propuestas concretas para optimizar el diagnóstico, el seguimiento y tratamiento de la IC; incluyendo buenas prácticas en enfermería y Atención Primaria.

Boehringer Ingelheim trabaja en terapias innovadoras que mejoren la vida de los humanos y los animales, y como empresa biofarmacéutica líder en investigación, crea valor a través de la innovación en áreas de alta necesidad médica insatisfecha. Fundada en 1885, la compañía tiene una perspectiva a largo plazo, y sus 52.000 empleados atienden a más de 130 mercados en las tres áreas de negocios: salud humana, salud animal y producción biofarmacéutica.

Organizaciones